lunes, marzo 24, 2014

Crecer en la Internet es ... complicado

Últimamente he estado pensando en qué va a ser de mi blog cuando empiece a trabajar. He escuchado suficientes historias de terror sobre el acoso virtual de potenciales empleadores a empleados en potencia antes de siquiera considerar la posibilidad de contratarlos. A algunos los echan una vez contratados por escritos, tweets, fotografías que colgaron en algún momento de sus vidas en Internet. No quiero que eso me pase a mí.

Cuando empecé este blog siempre lo pensé como una mezcla entre el espacio público, donde podía compartir algunas cosas privadas que consideré publicables. Y para mí, el público siempre fue más o menos escaso y de bajo perfil. Jamás consideré que esto podría ser un problema para mi futuro. Ahora miro hacia atrás y sin siquiera tener que leer lo que he escrito, creo que un puñado de posts podrían llegar a ser problemáticos, desagradables y de mal gusto para mi potencial empleador. Pero ¿debería cerrar el blog? No, ¿cierto?, no me parece. ¿Editar algunas entradas? ¿Sacar referencias que permitiesen esclarecer que se trata de mi persona? Lo veo difícil, después de todo estamos hablando de cerca de 500 entradas, más de 300.000 palabras y todas probablemente identificables mediante algún numerito extraño que indica la IP desde donde se posteó el escrito, la hora y el color de zapatos que tenía puesto en su momento... y es que una vez que entra al Internet, no hay forma de borrarlo, no en serio, no completamente. Entonces, me devuelvo a la pregunta original, ¿debería hacerlo?.

De buenas a primeras mis instintos me dicen que no, que no debería, que es una cuestión de principios; he documentado de la mejor manera posible gran parte de mi adolescencia, parte de mis estudios universitarios, ahora mismo mis dudas laborales y algún día, una que otra de mi angustias de adulto-adulto, adulto-mayor y ya derechamente, de viejita enclenque.

Es más, ahora que ya llevo un buen tiempo en casa, sin mayores ni grandes responsabilidades, me entran las ganas de escribir, me entran las ganas de empezar a "documentar el paso del tiempo" nuevamente y menos ganas me dan de separarme de esta identidad virtual que llevo a cuestas hace más de 10 años.

Una difícil respuesta para una complicada pregunta, hasta nuevos eventos, supongo que seguiré escribiendo, como de costumbre.

No hay comentarios.: