domingo, abril 01, 2012

Hiperactividad

*Listening: Mi propio hipo*
*Mood: Disjointed post is disjointed *


------------

Jamás me he considerado una persona hiperactiva, sin embargo, ha medida que los años pasan, me parece que si bien no "sufro" de hiperactividad, ni la presento el 100% del tiempo, sí tengo mis momentos de derroche energético donde a penas y yo me entiendo.

A saber. La hiperactividad en sí misma no se considera una patología, si no más bien como parte de un síndrome; cuando aparece y desaparece y va acompañada de "metidas de pata" espectaculares, le decimos "manía" en la medida que ésta se presenta como una elevación del ánimo anómala. Cuando está presente de manera constante desde la niñez, se le asocia usualmente al TDAH (trastorno por déficit de atención con hiperactividad) y constituye una etiqueta por la cuál se resumen varios síntomas del estilo de: "movimiento excesivo de manos y pies o removerse en su asiento, abandono del asiento o el lugar en situaciones donde se espera que permanezca sentado, dificultad para dedicarse a actividades de ocio, hablar en exceso".

Mi tipo de hiperactivdad no está en ninguna de esas categorías o estados. Desde que nací que he sido "mala para dormir", como dice mi madre, acumulando un total de 3 a 5 horas dormidas por día hasta que cumplí los 15 años, más o menos, donde me imagino que los cambios hormonales me pillaron y empecé, lentamente a aumentar las horas de sueño hasta llegar a las 6 a 8 horas diarias de hoy, pasando por un período de oso en plena etapa de hibernación, donde necesitaba como mínimo 12 horas de sueño para funcionar como una persona normal en los distintos aspectos de mi vida, particularmente, el ámbito escolar, donde como se imaginarán, prácticamente di bote cuando no llegué a cumplir el mínimo requerido de sueño.

También tengo otros aspectos hiperactivos, aunque en menor medida y ciertamente no tan notorios como los de algunos amigos y familiares. Me muevo más que el promedio de la población de mi edad, incluso en aquellos años donde me era difícil salir de la cama, estaba haciendo ejercicio en promedio 4 veces a la semana (donde por ejercicio quiero decir, entrenar basketball o atletismo al menos 2 horas cronológicas por vez) y en verano hacía natación sí o sí. Si no estaba en esto, estaba paseando a mi perro, andando en bicicleta o planeando la dominación mundial, con gráficos, memorándums y conferencias de prensa incluidas. Mi hiperactividad, en la mayoría de los casos es más un no poder dejar de pensar que un no poder dejar de moverse, me cuesta mucho alcanzar la quietud mental y cuando consumo ciertos alimentos ¡todo esto alcanza niveles ridículos! No sé si alguna vez han visto la película de Vecinos Invasores, pero si sí la han visto, yo soy la ardilla.

Para ponerlo en términos visuales, cuando tomo café, como chocolate o consumo cantidades semi-obscenas de alimentos heavymente azucarados, así me veo para el resto del mundo:


Y así veo yo al resto del mundo:



La primera vez que fui 100% consciente del efecto que tenían en mí estas sustancias, fue algo así como 18 horas antes de un examen de final de semestre en la Universidad. Al final de mi primer semestre, aún no había integrado completamente esto que llaman "hábitos de estudio" y terminé postergando mi repaso de la materia hasta el último momento posible, donde al final, en un acto de desesperación y rebosante de ansiedad, me comí 250gr de chocolate con almendras y mientras lo hacía, leía toda la literatura obligatoria del curso que no me molesté en leer antes. Aquella noche, a medida que iba consumiendo el chocolate y sendos vasos de agua, me di cuenta de que no podía quedarme quieta, que me era simplemente imposible quedarme en mi asiento mientras leía, por lo que traje una mesita de centro de entretención (léase "la antigua mesita del TV blanco y negro que teníamos") y la puse en mi habitación con los textos encima, junto a lo que quedaba de la barra de chocolate. Acto seguido, continué leyendo, ahora de pie. Luego ya no era suficiente y tuve que recurrir a jugar con una pelota para poder "anclarme" a lo que estaba haciendo mientras estudiaba. 500 páginas y toda una noche después, me saqué un 5.0 en el examen y pasé el ramo. Sin embargo, a pesar de no haber dormido nada la noche anterior, no sentí cansancio ni sueño hasta casi las 23hrs del día siguiente y mucha mucha mucha gente comentó en mi "energía" y a medida que esta "energía" se desbordaba sobre otros la gente pasó de comentar sobre ella a simplemente asustarse y hacer toda clase de preguntas de las que jamás creí que podría ser blanco yo. Valga decir, aquél día di distintas variaciones de lo mismo "no, no consumo drogas".

Ya hoy tengo más cuidado sobre lo que como, el azúcar en términos generales es un gran no-no si es que no he comido algo de sustancia antes, valga decir, no beber coca-cola por la mañana, ni comer chocolate en ayunas, ni mucho menos, consumir más de 20 gramos del mismo en un período inferior a una hora. Café a primera hora del día, si y sólo si, estará acompañado de un pancito o algo con lo qué pueda amortiguar el tiempo de absorción de la cafeína, si no, Dios los libre gente! Dios los libre y se apiade de sus almas.

Habiendo dicho todo esto, ¿quién me acompaña a tomar un café?



------------

No hay comentarios.: