domingo, octubre 03, 2010

5 minutos de recreo...

*Listening: Whomadwho - Space for Rent*
*Mood: in pain*


------------


Lo que realmente me preocupa de todo el spam que recibo –que es bastante, lo suficiente como para querer cambiar de cuenta-, es que estos entes (anónimos y decadentes, claro está), parecen conocerme íntimamente. Saben qué estudio y dónde, saben que tengo problemas de dolor casi crónico (falta el diagnóstico oficial por ausencia de dinero y coraje para que me digan algo así), qué me gusta leer, los idiomas en los que me manejo, a qué sector etario del marketing pertenezco y que rara vez como helado (esto se puede extrapolar del hecho que sólo he recibido 2 mails en toda mi vida tratando de engancharme en alguna promoción u otra a la base de que podré consumir mi peso corporal en helado del sabor que me apetezca).


Es preocupante esto si pensamos que los demonios seleccionadores de publicidad basura son en su gran mayoría –si es que no todos-, bots. ¿Cómo así?, bueno, pequeños programitas y scripts que hacen un trabajo para el que han sido cuidadosamente programados por algún humano seboso que se pasa 18 horas al día frente al computador. En otras palabras, funcionan automáticamente y, si tuviesen libre albedrío, estaríamos condenados a vivir bajo los designios de un loop caprichoso y omniscientes, que preseleccionaría nuestra vida de acuerdo a un algoritmo todopoderoso y secreto. En otras palabras, ellos pasarían a ser lo que ahora conocemos como humanos y nosotros seríamos los bots. ¡Pavoroso! ¿no creen?

------------

2 comentarios:

Aya dijo...

woo y entonces aun asi recibes spam? supuestamente esta la cosa abajo para que no aparezcan!! waa q miedo ahora me da

Narcoleptic_ll dijo...

O sea, sí y no.

Estaba refiriéndome exclusivamente a la casilla de correo :)