jueves, mayo 07, 2009

Conclusiones

*Listening: Jamie Cullum - All at Sea*
*Mood: Sored-throat-ed*

------------


El último post hablaba de mis conversaciones matutinas en esos minutos justos antes de despertar, bueno, en realidad, más que hablar de ellas, las re-actuaba para el deleite de mis lectores (o no, puede ser que a nadie le importe, como suele ser el caso).

Pues bien, a partir de aquél post, llegué a algunas conclusiones de lo más interesantes que pongo a continuación:

1.- Mis conversaciones matutinas poseen una variada gama de temas y maneras de expresarse, ya sean monólogos o presentaciones, o bien, discusiones profundas con mi subconsciente (aunque no se descarta la posibilidad de que el conciente poco o nada tenga que ver con esto), predominando ésta última probablemente por constituirse como la mejor manera para representar las dos caras de un problema.

2.- Desde la conclusión primera, podemos además agregar que siendo la manera preferida de elongación mental la conversación, llama la atención que el tono subyacente de prácticamente todas las conversaciones sea sarcástico y un tanto hostil. Freud probablemente tendría algo que decir al respecto, pero no se me ocurre qué (¿o será que no quiero pensar qué y por lo tanto, lo pienso, pero lo reprimo?).

3.- Las clases de Neuropsicología, que a pesar de ser semestrales se dictan sólo una vez al año, tienen exactamente la misma importancia que la posibilidad de la existencia de Godzilla como un instrumento de violencia inserto en la humanidad. A modo de observación: sólo uno de estos temas me va a dar dinero y cobijo en mi adultez, adivinen cuál±.

4.- El idioma no es un problema, en este lugar hablamos lo que sea, no en serio, lo que sea.

5.- El neurólogo no debería pedirme que hiciera diarios de sueño (anotar cuánto y cuándo duermo), debería pedirme que hiciera diarios de ensoñaciones y luego deberíamos leerlo juntos comiendo manzana, porque no hay nada más gracioso que tratar de reír mientras se come manzana (rojas, las manzanas verdes son frutas serias y recatadas que no deberían verse envueltas en escándalos irrisorios).

6.- Desde la conclusión quinta, después de reír y atorarse con manzana, editar el diario de ensoñaciones y venderlo como una obra de arte en la literatura ultra moderna no es una mala idea±±.

7.- No vale la pena preguntarse cómo lo hago para soñar tanta estupidez junta, lo que sí vale la pena preguntarse es cómo lo hago para recordar todo esto tan bien, cuando no soy capaz de recordar qué monos pinta el fascículo arqueado en la batalla de las afasias.

± Aunque, probablemente Godzilla me daría más dinero.
±± Compilar un capítulo completo dedicado únicamente a Godzilla parece ser la mejor manera de actuar.

------------

No hay comentarios.: