sábado, febrero 07, 2009

STATUS QUO

*Listening: Placebo - Hare Krishna*
*Mood: effin' sleepy*

------------



Mis vacaciones hasta el momento han sido como haberse quedado atrapado en el tiempo. El tiempo no corre, los no días pasan. Cuando despierto siempre es Domingo y eso está empezando a molestarme. Mi único guía es el sol, pero apenas puede guiarme con respecto a la hora aproximada, nunca con respecto al día aproximado, no sin el equipo adecuado, y eso definitivamente me molesta. No sé cómo he de disfrutar de este perpetuo status quo, que bien podría ser cíclico, pues todo se me mezcla por culpa del insomnio-- que a ratos me hace pensar en la anosmia.

Cuando tienes insomnio nunca sabes si estás completamente dormido o completamente despierto; es de hecho una mezcla de ambos, 50% tradición, 50% innovación. Te echas un trago de Coca-Cola a la boca y terminas con los restos de una manzana en la mano. No todo lo que sube baja, pero si todo lo que baja alguna vez estuvo arriba. Pestañeas y el escenario cambia. Despiertas en lugares a los que juraste nunca regresar y luego despiertas en la incomodidad de tus sábanas haciendo un torniquete a tus extremidades inferiores. La continuidad del tiempo y el espacio no existe cuando no puedes dormir –ni cuando no puedes despertar-, lo que sólo termina exacerbando la situación a medida que los días y las noches se convierten en un solo borrón multicolor, como cuando te las arreglas para abrir los ojos justo en el momento que vas cayendo de tu cama; hay una coherencia escondida en esos patrones, pero los colores y el dolor son demasiado fuertes como para dejarte ver más allá de las fibras extra-durables de tu alfombra.

Así han sido mis vacaciones hasta ahora, un desfile incesante y extenuante de días y noches, de “sís” y “nos” que se tiran de cabeza a la vorágine producida por la detención del tiempo, pues verás, apenas sabes algo de física te enteras sobre la inercia y con un poco de imaginación aplicas el concepto a otras cosas que tal vez antes no sabías exactamente cómo denominar. Pues bien, el tiempo también tiene inercia y es la inercia de su movimiento pausado y constante detenido de golpe la que ha causado la vorágine consumidora y alucinante en la que me encuentro; un vórtex descabellado de incertidumbre que se niega a disminuir la velocidad lo suficiente como para dejarme ver en qué estación estoy. Y ni hablemos de bajar, de detener el tren, de despertar (o finalmente dejar tu cabeza en la almohada, pulsar “off” y dormir).


------------

4 comentarios:

Ferkurt dijo...

¿No tendrán que ver los remordimientos producidos por ser una terrible advertencia para la humanidad? SALÚ

Narcoleptic_ll dijo...

Puede ser, uno nunca sabe con esto de la conciencia, yo creo que la culpa la tienen los manufacturadores que simplemente se rehúsan a adjuntar un manualy después, no modo, hay que usarla como nos tinque no más.

=)

Gracias por el comentario y la lectura, me paso por tu blog en breve.

Ferkurt dijo...

Gracias por leer y comnetar mi relato!! No vas desencaminada...creo que está bastante claro que Ánegela es una ases.....(lo que tú dices) que está contando una historia que le ocurrió casi 30 años atrás...Y lo cuenta como si aquel hubiera sido el punto de inflexión que le hizo convertirse en lo que ahora es...De todas formas, habrá continuación jejeje...Lo que me dices de contraste entre el fonde y las letras...Ba, no se, a mí me gusta como queda, otras combinaciones de colores no me convencían tanto, pero bueno, habrá que mirar a aver....besos!!!

Ferkurt dijo...

Perdona las faltas, a veces no miro ni pa' las teclas XDDD....