martes, julio 22, 2008

Where are you?!

*Listening: Café Tacuba - Aviéntame *
*Mood: Groggy *


------------

Parece que obsesionarme con las nimiedades es algo inherente a mi ser. Llevo ya un par de semanas examinando mis recuerdos y registrando mi casa en busca de mi paraguas. "Es estúpido", lo sé. "No vale la pena", también lo sé. "Cómprate otro, total, no son tan caros", si pudiera, lo haría.

Me he dado mil y una vueltas en torno a lo mismo: ¿Lo perdí? ¿Lo dejé en la consulta de algún doctor, en un colectivo, en la calle, en la escuela, en la micro? ¿Lo presté, a quién? ¿Lo dejé en la casa de algún amigo? ¿Me lo robaron? ¿Está junto a todas esas otras cosas que perdimos con el cambio de casa?.

Veo imágenes de mi paraguas tirado en la calle, en el asiento trasero de un colectivo; olvidado en el auditorio, roto y desechado en un basurero. Lo veo en aprietos y en malas manos; lo veo solo, triste y abandonado. Lo veo como en una película, lo veo como en una obra de teatro, como en una caricatura, como en una novela gráfica. Lo veo en todas partes y a todas horas. Qué será de él, me pregunto en vano, varias veces al día.

Me obligo a pasar las imágenes que me atormentan una y otra vez por mi cabeza buscando una pista, un indicio de verdad. Me concentro en la idea de mi paraguas olvidado en el asiento trasero de un colectivo y trato de aterrizar la situación: ¿es posible?, ¿qué hiciste para dejarlo?, ¿dónde lo guardas generalmente?, ¿qué día?, ¿es probable que hayas salido con paraguas aquél día?, ¿por qué?, ¿para qué?, ¿con qué chaqueta ibas?, ¿quién era el conductor?, ¿recuerdas la patente?, ¿qué hora era?, ¿estás segura del día? y de ¿la hora?.

Me voy al computador un rato para despejarme. Bajo a almorzar, me ducho, me lavo los dientes. Escucho música y pienso en estudiar. Luego pienso en haber pensado en estudiar. ¿Puedo estudiar? ¿Tengo ganas de estudiar? ¿Me puedo concentrar en el estudio?. No, así no puedo, no puedo estudiar sabiendo…, o, más bien, no sabiendo si es que he perdido algo, no sabiendo si es que aún está dentro de la casa y puede ser encontrado o si es que ya van semanas desde que desapareció para siempre de mi vida; no puedo concentrarme en cosa alguna con esta incertidumbre que me consume. Siento que no me queda otra opción, que no me queda otra opción; vuelvo a mis especulaciones.
------------

No hay comentarios.: