jueves, septiembre 06, 2007

Uno. Dos. Tres. Probando.

*Listening: Lareine - Solitude *
*Mood: In pain *


------------


Últimamente hago dos o tres cosas durante el día, algo así como un ritual del que no puedo salir, aunque por mucho que me atrape no me desespera estar acá y creo que todas contribuyen al calentamiento global… no, hablando en serio. Desde hace semanas que estoy en la misma rutina: photoshopear cosas, leer y ver House MD. Entremedio, como para variar un poco y recordarle a mi espalda que su posición natural no es una curva que encaja perfectamente con la silla del computador, voy a secretaría a pedir papeles, voy a aranceles a que me digan “no”, no importa a qué, la respuesta es “no” o me como un yogurt, pues he descubierto que parte importante de la sobrevivencia del ser humano es ser lo suficientemente astuto como para recordar que hay que comer.

En fin; días raros, días largos, calurosos, pesados, densos y, de vez en cuando, porosos.

Estoy esperando a que salga el soundtrack oficial de House MD para poder escuchar la versión completa de “Beautiful”, un cover de Elvis Costello a la canción de Christina Aguilera que es demasiado bella (la canción) como para ser verdadera. Para los TV geeks de por ahí que todavía me leen, esta canción sale en “Autopsy”, el segundo capítulo de la segunda temporada, al final.

Hablando de quién todavía me lee. Hace mucho tiempo que no pasaba por acá, demasiado tal vez… no, no tal vez, ciertamente ha sido demasiado tiempo, casi todos los días abría el blog, lo miraba, soñaba con arreglar el lay, con volver al pasado y volver al lay “Bokura no Oukoku”, que por cierto se ha perdido para siempre en este inmenso mar de información que es la Internet, por razones que desconozco, yo no tengo ni una sola copia de ese código. Y así me pasaba los días y muy pronto -o tarde, ya no sé-, las semanas y creo que alcanzó para meses, ciertamente puedo decir que se sintió como “meses” bordeando el “año”.

En este último año mental, he ido a la reumatóloga, al neurólogo, a la unidad de emergencias del IST y a sacarme sangre por lo menos tres veces. ¡Ah! También cuento en mi haber con una resonancia magnética, sí, eso fue entretenido… no, no realmente. Dentro de mi haber también hay dos quemaduras de segunda grado en las extremidades inferiores que están sanando lento, pero seguro, aunque demasiado lento para mi gusto. En este bizarro período de tiempo también he tomado una cantidad poco sana de analgésicos, principalmente Ketorolaco Trometamol en todas sus formas y entregas, se trata de un poderoso analgésico –“pain killer” para los más gringos- posquirúrgico que hace efecto en poco tiempo y también actúa como antiinflamatorio, se supone que debe usarse por períodos cortos (los que quieran saber porqué vayan a google y tipeen el nombre del fármaco, la mayoría de los vademécum entregan información simple y al hueso). Pues bien, haciendo un cálculo rápido, he tomado alrededor de 300mg de ketorolaco trometamol en este “año mental” que no anduve por el blog, con breves descansos entre una dosis y otra, además de otros analgésicos menos y más potentes . La mejor versión, en mi humilde opinión, es Dolgenal, por la simple razón que no me deshace el estómago.

Últimamente el dolor se está apoderando hasta de mis sueños y se nota, por lo menos yo lo noto, y lo noto porque ya no lo puedo esconder. Las escaleras se me hacen un infierno ardiente y penetrante que, dependiendo del día, de las curvas y la altura de los peldaños, me paraliza y retuerce, metafóricamente hablando, entre mi pierna, las articulaciones y la cabeza me van a matar… excepto que no me van a matar. A veces desearía morirme sólo un rato para que me dejara de doler, una cosa poca, dos o tres minutos de tranquilidad harían maravillas en mi persona, o al menos eso quiero creer para soñar un rato y dejar de pensar en que me duele todo.

Acá cierro las comunicaciones, este es un post de prueba, a ver cómo se siente volver a escribir… prometo seguir practicando.

¡Felicidades a todos los que pasamos Agosto!


------------

No hay comentarios.: