miércoles, mayo 30, 2007

Un intruso a las 4

*Listening: Space Monkey - Placebo *
*Mood: Combo n°2=> Tired having a headache *


------------


Entro al living y arreglo las cortinas del ventanal que da a la puerta de calle, en eso, un punto rojo me llama la atención, me doy vuelta parcialmente para seguir el haz de luz. Resalta entre los ladrillos pintados de blanco como un brillante diamante entre el carbón. Vuelvo a seguir el haz, sólo que ahora en la dirección contraria. Todo esto me toma un octavo de segundo, cuando llego con mi mirada hasta la cortina, me toma otro octavo de segundo descifrar lo que está sucediendo. El punto rojo, el haz de luz, el hombre en el patio. Me tiro al suelo y me las arreglo para llegar a la cocina, para llegar al único lugar de la casa que es a prueba de balas y, mientras cruzo el pasillo, veo como otros tantos puntos rojos se desplazan por las paredes buscando su objetivo.

Me llevo las manos a la cintura en busca de mi Glock y, junto con la desesperación, me llega la imagen de mi pistola sobre la cómoda, donde la había dejado un par de minutos atrás. Cautelosamente me asomo al pasillo y lo que veo me desconcierta, o es más bien lo que no veo, lo que me desconcierta; no hay más rayos láser atravesando la casa en busca del objetivo, aguzo el oído en busca de algún indicio y me extraña escuchar el ronquido parejo del perro, si ni siquiera el Max se ha despertado pues entonces todo este asunto no debe haber sido muy grave. Sin entender mucho lo que está pasando me pongo de pie y me aventuro hasta mi pieza, donde la Glock 19 descansa.

En eso, un teléfono suena fuera de este mundo y a un auto le rechinan los frenos en la calle, con un pequeño sobresalto me despierto y apago la tele.

En verdad tengo que dejar de pensar en la trama de Sergei Korsakov.


------------

No hay comentarios.: