miércoles, mayo 30, 2007

Un intruso a las 4

*Listening: Space Monkey - Placebo *
*Mood: Combo n°2=> Tired having a headache *


------------


Entro al living y arreglo las cortinas del ventanal que da a la puerta de calle, en eso, un punto rojo me llama la atención, me doy vuelta parcialmente para seguir el haz de luz. Resalta entre los ladrillos pintados de blanco como un brillante diamante entre el carbón. Vuelvo a seguir el haz, sólo que ahora en la dirección contraria. Todo esto me toma un octavo de segundo, cuando llego con mi mirada hasta la cortina, me toma otro octavo de segundo descifrar lo que está sucediendo. El punto rojo, el haz de luz, el hombre en el patio. Me tiro al suelo y me las arreglo para llegar a la cocina, para llegar al único lugar de la casa que es a prueba de balas y, mientras cruzo el pasillo, veo como otros tantos puntos rojos se desplazan por las paredes buscando su objetivo.

Me llevo las manos a la cintura en busca de mi Glock y, junto con la desesperación, me llega la imagen de mi pistola sobre la cómoda, donde la había dejado un par de minutos atrás. Cautelosamente me asomo al pasillo y lo que veo me desconcierta, o es más bien lo que no veo, lo que me desconcierta; no hay más rayos láser atravesando la casa en busca del objetivo, aguzo el oído en busca de algún indicio y me extraña escuchar el ronquido parejo del perro, si ni siquiera el Max se ha despertado pues entonces todo este asunto no debe haber sido muy grave. Sin entender mucho lo que está pasando me pongo de pie y me aventuro hasta mi pieza, donde la Glock 19 descansa.

En eso, un teléfono suena fuera de este mundo y a un auto le rechinan los frenos en la calle, con un pequeño sobresalto me despierto y apago la tele.

En verdad tengo que dejar de pensar en la trama de Sergei Korsakov.


------------

jueves, mayo 24, 2007

Actulizaciones otra vez

*Listening: Pierrot the clown - Placebo *
*Mood: Sleeeeeeeepy *


------------


Cortito, 5 blogs nuevos

(1) Alberto Montt: Que dibuja las idioteces que tiene en su cabeza.
(2) Capítulo treinta y tres: Pequeñas historias con grandes ilustraciones.
(3) El mal humor: Tiras cómicas, verdades y otras payasadas.
(4) La banalidad del Mall: "Eso mismo" (y les juro que lo estoy citando).

(5) Marmara: Una muchacha argentina que cuenta entre esbozos de su propia vida, la llegada de sus abuelos a Argentina, un largo viaje en barco desde Rusia.


Además, les cuento, el blog de Ice Maiden cambió de nombre, es más, hasta la autora cambió de nombre (ahora es Rain Raven), para seguir leyendo lo de ella pueden dirigirse a Rain-letters

PD: Si hay algún link malo o algo que no funcione em avisan, porque tengo la sensación de que algo hice mal, pero por más que reviso no lo encuentro. ó_ò?

------------

martes, mayo 22, 2007

Update n°20 y algo XD

*Listening: El ventilador del computador (que por cierto va a despegar)*
*Mood: Tired and sleepy => Combo N°1*


------------


Últimamente he andado super floja con esto de postear, casi todo mi tiempo libre lo he dedicado a nutrirme con los blogs amigos de aquí y en la quebradada del ají, desde el norte Chile hasta el sur de Chile dando la vuelta al mundo en sentido contrario al más obvio pensable para lograrlo y mantenerme al día, el poco tiempo que me "sobró" de tales hazañas, porque creánme, balancear el tiempo de estudio con el tiempo de ocio para leer los casi 100 posts que se me habían acumulado en google reader más los otros 30 y algo mails que tenía que contestar fue todo una hazaña, o fazaña como diría mi estimado Lothar Daisuke y mucho antes de él mi no tan estimado, pero siempre muy bien ponderado, Quijote. Estoy segura de que muchos posts los vi, me dieron ganas de comentar, pero el pepe grillo que tengo en el oído me decía "Che, tenés que hacer el trabajo; Che, tenés que estudiar; Ché, tenés que dormir" y como este diminuto personaje cada día se hace más grande haciene difícil poder seguir diciéndole diminuto, ni modo, a puro hacerle caso no más.

Para los que están lejos física y espiritualmente y han querido saber de mi y no los he pescado ni en bajada acá les va el resumen de mi existencia en las últimas tres semanas y seis días:

Todo partió con un leve dolor de cabeza y la típica nariz húmeda que son los claros signos de resfrío que se te viene encima, después, todo esto creció rápida y silenciosamente hasta convertirse en una sinusitis que me tenía por los suelos del ánimo y la lucidez (hasta que conocí nuevos fondos, pero eso va más adelante). Sin embargo, la sinusitis se sentía sola, así que la acompañé con una fuerte dosis de Antibióticos, que sin bien parecía ser la mejor opción, terminó siendo el verdugo final de mi triste historia.

Después de la sinusitis, al tercer día de antibióticos, vino la faringitis aguda que evolucionó rápida y escandalosamente a unos dolorosos (y doloridos) pulmones obstruidos, no estando contentos con eso se convirtieron en pulmones llenos de líquido y después de muchos machitúnes y drogas (lícitas y prescritas) volvieron a su estado "anormal-pero-aguantable" de simples pulmones obstruidos. Para poder limpiar eso estoy en tratamiento con unos deliciosos jarabes con control de estupefacientes que me tienen al borde de la muerte por atropellamiento, caída, volada, etc, constantemente, a esto se le agrega un inhalador de similares efectos y descongestionantes de bajo calibre (en comparación al jaraba y el inhalador). Semi-solucionado el problema respiratorio, vino el de los antibióticos que detruyeron mi flora bacteriana que terminó derivando en otras infecciones que ya ni vale la pena mencionar.

En una síntesis del resumen, no he andado enferma, he andado suuuuuuper enferma, con el ánimo por el suelo y la capacidad cognitiva también, es cosa de preguntarles a los pobres infelices que se han sentado cerca mío en estos pocos días que he ido a clases; de mi boca salen pavadas y estupideces que en algún momento soñaron ser coherentes, fuera de eso... nada que valga la pena reproducir.

Aparte de eso les cuento que apenas vuelva a tener tiempo, que por cierto esto es una excepción porque metí mi patita (con zancos y hasta el cuello) y anduve incapacitando mi pendrive, que ahora estoy arreglando y como esto demora, entre "enter" y "enter" me vengo para acá a escribir un par de líneas. Pronto agregaré más links a la sección con blogs que se dedican a ilustrar con humor y otros con un poco más de crítica. Esperando en la consulta de ya-no-me-acuerdo-que-doctor encontré una revista con varios datitos interesantes y los que planeo linkear fueron los que más me llamaron la atención y, seamos honestos, los que alcancé a tipear con mis dedos cansados en un SMS que ocupo de block de notas en mi (in)útil celular. Además, quiero adherirme a la fiebre del WEB 2.0 y su "perpetual beta", así que le he robado tiempo al tiempo del tiempo del tiempo y he estado diseñando botoncitos y otras tonteritas, lo que me tiene loca es el código y los pinches widgets de blogger, en casi 5 meses he avanzado 3/4 del trabajo total y es de mi agrado informar que hasta el momento, a duras penas, he estado ganando la batalla contra lo poco que se de: HTML, web 2.0, java, XML y un largo etcétera que no vale la pena explicitar.

Y eso sería, tengo millones de cosas más que decir, es más, hasta quería quedarme un poco más con la excusa del pendrive, me hubiese gustado hacer un post más personal que reflejara mejor mi estado actual de ánimo (aceptamos apapachos a fecha hasta 30 días) y mis nuevas percepciones con respecto al mundo universitario en el cual no sé si me estoy metiendo o me están metiendo a la fuerza, lamentablemente, como ya dije antes, este PEPOTE grillo me está cantando en al oreja que es tarde, que hace frío, que tres ricas drogas me están esperando y que de plano mis pulmones ya no dan más, hay un límite de tos que te puedes aguantar, esto ya rebasó ese límite con creces y la multa se viene grande, menos mal que mañana me levanto más tarde y el jueves estamos en paro, pero en otro momento les tendré que contar todas esas otras hisotrias y las miles de mini-historias que se me han ocurrido (valga decir, he alucinado) en estos últimos días.

Cariños a todos, gracias por llegar tan lejos leyendo tantas pavadas =)

------------

miércoles, mayo 16, 2007

En el andén

*Listening: Dark Globe - Placebo*
*Mood: Sleepy =_=*


------------


Le robo tiempo al tiempo para contar lo siguiente:

Hoy en el metro, casi atropellan a una pequeña de cinco años (app.) y ¿por negligencia de quién? dirán ustedes, pues de nadie, fue una de esas cosas fortuitas que sólo pasan y nadie quiere que pasen.

Estaba llegando el tren a la estación de Viña del Mar y una señora con su hija esperaban detrás de la linea amarilla, como la mayoría.

El tren comienza a frenar, los pasajeros se acercan a la puerta, el tren aún no se ha detenido y la chiquitita se acerca y pone el pie en la pisadera. ¡Horror! Pues el tren aún no se ha detenido y la chiquitita sin más se resbala y comienza a caer entre el borde del andén y el tren mismo. Un chico que estaba cerca atina y la agarra del polerón y por debajo del brazo, la mamá de la niña también atina y la agarra de atrás.

Por suerte, todo terminó en un susto de esos que no se olvidan jamás. Ya en el tren la niña lloraba desconsolada en los brazos de la mamá, que le hacía cariños en la cabeza y le decía que por eso le tenía que hacer caso, que ella no le gritaba ni la mandaba por molestarla, si no porque quería lo mejor para ella.

Me alegra tanto saber que algunas historias sí tienen finales felices.

------------

jueves, mayo 10, 2007

De abrigos mafiosos y otras voladas

*Listening: A beautiful lie - 30 seconds to mars*
*Mood: Dreamy*


------------


¿Alguna vez les he contado sobre mi abrigo negro de la mafia? ¿No? Hubiera jurado que sí, vamos, les cuento, resulta que tengo un abrigo negro que es 50% lana y 50% viscosa -lo que quiera que sea eso, que por cierto trae a mi mente variadas imágenes de Pegajoso de los caza fantasmas y una sustancia de dudosa reputación que encontré una vez en el espejo del baño de básica de mi colegio-. Este abrigo no tiene en realidad algo especial; tiene botones, se abrocha hacia la izquierda y posee una graciosa capucha que pretende ir bien asegurada al resto del abrigo por medio de cinco botones, de los cuales permanecen efectivamente abrochados, sólo dos. Sin embargo, cada vez que me pongo este abrigo mi manera de percibir el mundo cambia; de pronto un grueso acento italiano toma posesión de mi monólogo interior y trato a todo y todos como si estuviesen a favor o en contra de la “Cosa Nostra”, de ahí que este simpático acento italiano sea en realidad Italo-Americano, lo cual nos lleva a una mega batalla de la correcta pronunciación entre el castellano, el inglés y el italiano, pero ese es otro desvarío para otra ocasión.

Ayer, miércoles 9 de Mayo, ocupé este abrigo para ir al doctor, al otorrinolaringólogo, para ser más específicos. Frente al espejo, mientras me arreglaba la bufanda, ya podía sentir como el poder de la “bota” italiana me subía por la columna obligándome a enderezar notoriamente mis hombros y espalda, el pendrive que llevaba a cuestas, rápidamente se convirtió en una Beretta de 9mm y mi bufanda en un lujoso y costoso pañuelo de seda, los guantes ásperos de acrílico que me tenía que poner para apalear al frío, se convirtieron en excelentes guantes de cabritilla y el chofer del colectivo mutó mágicamente en mi chofer personal, quien, con pausada somnolencia, me llevó hasta la estación del metro; la persona que iba al lado era el consiglieri de una familia del sur.

Mientras el viaje duró discutimos algunos delicados asuntos sobre dinero con el consiglieri y finalmente nos fuimos por caminos separados para despistar a la policía. Ser el capo de una familia no es fácil, siempre hay que estar huyendo para conservar la vida y no siempre hay tiempo para realizar todas las fechorías que uno desea.

Ya en el metro tuve mi segunda reunión del día, con otro capo: Pietro “Pocas Preguntas” Scalise. Para quienes estén interesados, a el señor Scalise le dicen “Pocas Preguntas” por su hábito de disparar primero y preguntar después, años atrás, antes de convertirse en el jefe, solían decirle Pietro “Gatillo Feliz”. Él mismo optó por que lo llamaran “Pocas Preguntas” pues consideró que el nombre inspiraba más miedo que cualquier otra combinación de palabras que osara llevar “feliz” en ella.

Estábamos pasando un momento de maravilla recordando los tiempos pasados, recordando cuando íbamos a los muelles a deshacernos de cuerpos o aquella vez que quemamos una discoteca para encubrir un negocio de armas (nada dice mejor “buenos días” como el olor de la madera chamuscada por la mañana, hasta el día de hoy esa es una esencia que tengo grabada con fuego en mi cerebro), estábamos de lo mejor cuando en la estación Hospital, se subió Joe “Sonrisa” Provolone. Un hombre imponente que frisa en los 50 años y ostenta con gran orgullo una cicatriz que va de oreja a mentón. Un hombre hecho y derecho, importado directamente desde Sicilia en los ‘90. Se refugió en Buenos Aires por un tiempo luego del asesinato de Enrico “el ministro” Dominicci a manos de Vitto Provolone, medio hermano Joe “Sonrisa”.

Nos saludamos a la usanza europea y compartimos nuestros asientos, los guardaespaldas de “Sonrisa” Provolone se sentaron a un par de metros de distancia mientras mis chicos coordinaban con el equipo estacionado en Miramar, llegaríamos en menos diez minutos y la seguridad es siempre una prioridad.

De lo que hablé con los otros capos, me temo que no hay siquiera una coma que pueda repetir.

Ya en Miramar, salí al frío dispuesta a caminar las 10 cuadras que me separaban de mi cita con el doctor, que por cierto, ahora era una cita con un consiglieri del otro bando, con quien estaba tratando de llegar a un acuerdo para dejar de matarnos entre nosotros; mi plan era ofrecerle el 40% de las ganancias al otro capo (Johnny “Cien Pasos” Fonseca), con tal de que me asegurara el poderío de toda la zona Oeste de la región. Iba muy atareada pensando en esto cuando un tipo, que guardaba cercanas relaciones biológicas y estructurales con un gorila, se me plantó en frente. De inmediato supe que era una emboscada, me di vuela en 180° sobre mi talón derecho y me escondí detrás de uno de mis guardaespaldas, en menos de una fracción de segundo comenzó el tiroteo, mi otro guardaespaldas se interpuso entre una bala y yo, salvándome así la vida. Los del bando del gorila recrudecieron sus ráfagas adjuntando gritos salvajes, me pareció ver un par de balas trazadoras mientras me escondía tras un auto mal estacionado.

Al verme sobrepasada por mucho en fuerza bruta y armamentos decidí correr por mi vida, partí hacia el Este por las calles más concurridas. Con la bufanda me limpié la sangre que me había saltado a la cara y estrujé la Beretta con la otra mano, a la espera de mis ejecutores. Fue entonces que noté que la vida de un capo era un tanto peligrosa para mi, por tanto opté por enterrar ese alter-ego, al menos hasta que me recuperara de mi faringitis aguda. En consecuencia, dejé de apretujar el pendrive, le subí a la música que llevaba y atravesé el estero rumbo a Centromed. Siempre muy confiada de que no había una banda de mafiosos tras mis pasos.

------------

domingo, mayo 06, 2007

Mensaje n° 15 para el exterior

*Listening: Vangelis - Alexander OST - Roxanne's Veil*
*Mood: "...no, du café... comme moi"*


------------


¿Te das cuenta de no tengo ni una palabra de aliento que darte?.

No sé qué decirte.... Entiendo como te sientes y por lo que estás pasando, pero no tengo nada coherente que decirte.

Sé qué es lo que quieres escuchar, y es que yo he estado en la misma situación que tú, demonios, estoy en la misma situación que tú, pero no es como que te pueda mentir, no te puedo decir que todo va a estar bien; tanto tú como yo sabemos que eso sería una mentira, una tremenda mentira, el elefante rosa en el centro de la habitación. Un conjunto de palabras que no se van a cumplir nunca, ni en esta ni en otra ocasión. Entonces ¿qué quieres que te diga? ¿qué te puedo decir para que te sientas mejor y que no sea mentira? Nada, he ahí el drama, no hay combinación de palabras alguna que reúna estas características y efectivamente tenga un impacto positivo en ti.

Puedo recitarte poesías de esas que no entiendo ni me agradan (y que a ti te encantan), puedo repetir y acutar diálogos de varios minutos de películas extranjeras que nos gustan (diálogos que han quedado grabados en fuego en mi cerebro, de esas tonterías que nadie comprende y sin embargo existen, para bien o para mal), es más, puedo intentar pararme de cabeza y hacer el ridículo cuanto rato tú quieras con tal de hacerte sonreír, pero no puedo pronunciar ese conjunto de palabras que tú tanto quieres oír, no puedo. No puedo porque no sería la verdad.

Por favor no me obligues a mentir, no me agrada, no está en mi, no quiero.

------------