martes, marzo 27, 2007

Violín

*Listening: My heavy breathing *
*Mood: Sleeples in the night *


------------


Qué tienen los violines que son tan mágicos ¿es polvo de hadas? ¿son esperanzas viajando sobre las notas musicales? ¿Será, tal vez, la melodía nostálgica que vaticina la tragedia? Pero entonces, ¿no querrá eso decir que nunca he escuchado a Paganini? Porque Paganini, si fuera místico, sería divino y, si fuera esotérico, sería energía pura; si fuera incienso, sería mirra; si fuese una droga seria éxtasis, si fuese un instrumento musical, sería un violín, pero, como no lo es, entonces es uno con el violín.

Pero él, el violín con el chico que tomado por los oídos ha generado toda este palabrerío sin sentido, no era Paganini, ni tampoco uno con el chico, ni mucho menos frenético, histérico, neurótico, incienso o divino. Él era; y, porque era, las nubes pasaron a primer plano. Con las nubes; la falta de sol, el frío, el viento y la inmensidad.

Es así que tratando de relacionar mis asignaturas con la vida, para tener una visión más holística de ella, me di cuenta de que el cielo es inconmensurable, incomunicable e incomparable. Gracias Kuhn por joderme la vida.

[Thomas Kuhn, ¿Qué son las revoluciones científicas? Conmensurabilidad, comparabilidad y comunicabilidad pp 95-135]

Pero ojo, que lo que dije no tiene nada que ver con el texto XD

------------

No hay comentarios.: