miércoles, marzo 28, 2007

«à l'après midi»

*Listening: Yann Tiersen - Comptine d'un autre été l'après midi *
*Mood: Tired of breathing. Die allergies, die!! *


------------


¿Tanto importa lo de afuera?

Y qué si no quiero sacarme las cejas, ni teñirme los pelos de los brazos, o ponerme vestido, ni tener el pelo largo.

¿Tanto importa lo de afuera, mi apariencia, mis vestimentas?

¿No podemos acaso, obviar mi ropa extraña, mi corte de pelo, mi ausencia de maquillaje y, en cambio, quedarnos nada más que con lo de adentro?

Quedarnos, por ejemplo, con esa risa que me cuesta soltar, pero que, de vez en cuando, sale y se vuelve contagiosa; con las historias de conejos, con los desvaríos, con las ilusiones, con los buenos pensamientos, con los valores.

Amélie ya lo dijo por mi, es un tiempo difícil para los soñadores y yo, me atrevería a agregar, que es aún más difícil para aquellos que dan un pepino por la apariencia.

Ay dios, no me quiero ni imaginar los comentarios que me pueden llegar, les juro que si pudiera los desactivaría, pero entonces, cuál sería el propósito de tener un blog ¿no?

Ya tratando de cerrar el post creo que me queda por decir que si bien lo de afuer, la apariencia, la ropa; no me importa mucho, fuera de que esté hecha de algodón para no morir deshidratada, a la gran graaaan mayoría sí le importa y nosotros los seres humanos, como los animales visuales que somos, tendemos a asimilar porla vista más que por cualquier otro sentido, so, ¿moraleja? ninguna, no sé que hacer para encajar y creo que tampoco quiero hacerlo en el sentido más usado de la palabra.

Cariños a todos.

------------

martes, marzo 27, 2007

Violín

*Listening: My heavy breathing *
*Mood: Sleeples in the night *


------------


Qué tienen los violines que son tan mágicos ¿es polvo de hadas? ¿son esperanzas viajando sobre las notas musicales? ¿Será, tal vez, la melodía nostálgica que vaticina la tragedia? Pero entonces, ¿no querrá eso decir que nunca he escuchado a Paganini? Porque Paganini, si fuera místico, sería divino y, si fuera esotérico, sería energía pura; si fuera incienso, sería mirra; si fuese una droga seria éxtasis, si fuese un instrumento musical, sería un violín, pero, como no lo es, entonces es uno con el violín.

Pero él, el violín con el chico que tomado por los oídos ha generado toda este palabrerío sin sentido, no era Paganini, ni tampoco uno con el chico, ni mucho menos frenético, histérico, neurótico, incienso o divino. Él era; y, porque era, las nubes pasaron a primer plano. Con las nubes; la falta de sol, el frío, el viento y la inmensidad.

Es así que tratando de relacionar mis asignaturas con la vida, para tener una visión más holística de ella, me di cuenta de que el cielo es inconmensurable, incomunicable e incomparable. Gracias Kuhn por joderme la vida.

[Thomas Kuhn, ¿Qué son las revoluciones científicas? Conmensurabilidad, comparabilidad y comunicabilidad pp 95-135]

Pero ojo, que lo que dije no tiene nada que ver con el texto XD

------------

domingo, marzo 25, 2007

Historia 'friki'

*Listening: Jesus of Suburbia - Green Day *
*Mood: Inmune system half asleeped *


------------


Estaba en docs.google.com craneándome un post para el blog de Sergei Korsakov, mi espía inventado, cuando se me vino a la mente esta extraña historia, así que la escribí y, a causa de ello, dejé pagando, una vez más, a todos mis lectores del otro blog. Queridos lecrores de Korsakov, si pasan por acá, lo lamento mucho por tenerlos en el hilo del suspenso por tanto tiempo, con las clases se me hace difícil combinar tiempo libre con inspiración. Si les sirve de algo, piensen esta extraña historia como un premio de consuelo. Sin más preámbulos, espero que la disfruten. Sus críticas y observaciones en los comentarios por favor ^___^


La Elegida


Por Narcoleptic_ll

[Algunos derechos reservados*]

Sentía olor a mierda, ese era su problema, que sentía olor a mierda; cada vez que echaba agua bendita por la casa o que se santiguaba antes de empezar sus oraciones sentía olor a mierda.

Esa noche se acababa de dar un baño con hierbas medicinales y una pizca de agua bendita. Estaba prendiendo un incienso cuando, en vez del dulce olor del mizcle, penetró por su nariz el inconfundible olor de las heces humanas. Se santiguó varias veces mientras rogaba al Señor, su dios, por una luz entre la oscuridad; tragó saliva cuando vio que las luces bajaban la intensidad y que las cortinas comenzaban a despegarse de la pared, pero no se dejó vencer, oró con más fuerza, elevó un grito de alabanza hacia el Señor y sintió como sus fuerzas eran renovadas. Los cuadros temblaban en sus clavos amenazando con caerse en cualquier momento. Entonces, sobrevino la calma. Ella bajó la guardia y dio gracias a su dios por la fuerza en la batalla, se sentó en la cama con el rosario entre las manos y lloró de alegría, todo estaba en orden, el mizcle estaba ganando la batalla.

Sin embargo, ella sabía que no existía un Dios capaz de salvarla y, aún así, se aferraba a la idea. Rezó un padre nuestro y diez ave marías; se persignó varias veces y repitió como un mantra en su cabeza: "Dios es mi pastor, con él nada me faltará", hasta que el cansancio y el sueño se la llevaron a un mundo de maravillosas ensoñaciones.

Esa noche tuvo una epifanía; vio a un hombre maravilloso acercársele, vestía una túnica blanca y tenía una belleza nunca antes vista, una belleza que no era normal, que no era humana, una belleza que sólo puede venir de la divinidad. Le susurró al oído sin siquiera mover los labios y le dijo que ella era la elegida, la estrechó entre sus brazos y le dijo su verdadero nombre, "desde hoy", le dijo, "te llamarás Hija de la Luna y serás venerada por las estrellas de aquí hasta el confín del universo, mientras estés a mi lado, nada te faltará". Entonces una esfera de cálida luz la envolvió y ella fue depositada sobre su cama. Abrió los ojos y vio sus pertenencias en el mismo lugar donde las había dejado, fue a la cocina y encendió un incienso de mirra, lo puso en un plato y se paseó por la habitación. Cuando estuvo satisfecha con su "limpieza" dejó el incienso ya extinguido a un lado y siguió durmiendo.

Al despertar tenía una plácida sensación, estaba alegre y liviana, como si una gran roca de pesares hubiese sido levantada de sus hombros. Se levantó vigorosa, rebosante de energía y cantó sus himnos favoritos mientras se arreglaba para salir. Recogió las llaves del auto y de la casa, echó a su morral el libro del creyente, el de himnos y el de catequesis, además de una pequeña colación. Volvió a su habitación para echarse perfume y recoger el rosario y sin mirar atrás, se fue. Cerró la puerta con llave y se subió al auto, tenía la clara sensación de que ese sería un día perfecto.

Para llegar hasta la Iglesia debía bajar la empinada cuesta que se retorcía varias veces en peligrosas curvas, cual serpiente envenenada, ella vivía en la cima de una extraña colina, la única casa que estaba al alcance de su bolsillo. Al pasar por una curva especialmente cerrada, notó las dos animitas que descansaban inertes al borde del camino y recordó de pronto que había olvidado sus oraciones matutinas. Como una bocanada caliente de vaho le llegó el olor a mierda en la cara y entonces lo supo, el auto no tenía frenos.


------------

sábado, marzo 17, 2007

Actualizando

*Listening: Gazette - Zetsu *
*Mood: F#cking tired *


------------


Tengo el agrado de anunciar que ezE ha vuelto, como un fénix que renace de las cenizas, su blog está nuevamente abierto al público, ahora bajo el nombre de "De todo un poco", así que no duden en pasar por allí de vez en cuando, por el momento está un poco vacío, pero ya empezará a llenarse con el tiempo, que es lo que pasa con el grueso de los blogs.

Además, es también de mi agrado comunicarles que he agregado un nuevo blog a mi lista, su autora es una chica de 17 años, oriunda de la VI región de Chile, si te tinca que todos los adolescentes son iguales, pasa por su blog y convéncete de que no es así.

Para los que no sabían, ahora se los digo, estoy estudiando en la Universidad de Valparaíso una carrera que se llama psicología, donde creceremos como personas y en conocimiento para graduarnos de "loqueros".

Y nada más. Estoy muerta y tengo toneladas de hojas que descifrar, leer y para rematar comprender.

Cariños hartos muchos a todos.

------------

domingo, marzo 04, 2007

(Des)evolución tecnológica

*Listening: Black box recorder - Child psychology *
*Mood: Tired + sleepy *


------------


A veces me da la impresión de que, como humanidad, éramos más sabios en el pasado, de que nuestras culturas sabían mucho más de lo nosotros sabemos ahora, es cierto, no tenían microchips, ni computadores, ni libros digitales, pero se conocían mejores a sí mismos y como funcionaba el cuerpo. Sin telescopios lograron, los Mayas por ejemplo, hacer calendarios y predecir eclipses, desarrollaron también, de manera independiente, el concepto del "cero" en el 36 AC (antes de Cristo). Nosotros, en cambio, tenemos guitarras eléctricas, trenes rápidos, dinamita y pantallas de LCD.

A veces, y cada vez más seguido, me asusta pensar en el espíritu del ser humano, pues me parece que la gran mayoría se va con los falsos profetas, me parece que desde hace mucho tiempo estamos decayendo y, como si fuera poco, nos estamos regocijando en nuestra (des)evolución tecnológica. Nos estamos dejando atrofiar.

No tengo nada en contra de la tecnología ni el uso de ella; es el abuso lo que me desconcierta, lo que a veces me enoja un poco. Es el hecho de que los jefes, compañeros, familiares y amigos, te puedan perseguir hasta el baño con el teléfono celular, que si entras a un local, la música está tan fuerte que para hablar hay que saber hacerlo con señas o leer los labios. Me da un poco de lata por los niños que no saben lo que es perderse en el cerro con lluvia, ir a recoger moras, hacer guerras de agua en la calle con todos los vecinos o irse en patota a andar en bicicleta, me da lata porque muchos de ellos se lo están perdiendo por estar en MSN, viendo TV o jugando "play". Estamos dejando que se atrofien. En aras de una cultura "fast", donde todo lo queremos ¡ahora, ya!, estamos dejando que nuestros cuerpos se atrofien y lo que es peor, creo yo, estamos dejando que nuestros espíritus se atrofien, estamos dejando que el estrés y la pastillita cada doce horas rijan nuestro modo de pensar y vivir, en eras de esta maldita cultura "fast", donde todo se hace rápido, nos estamos muriendo igual de rápido. En aras de una rapidez que se suponía nos iba dejar más tiempo para disfrutar de la vida, de nuestras familias, de nuestro ocio, nos estamos matando... ¡y pobre de aquel que no esté dispuesto a sacrificarse por el dinero y la rapidez!.

¿No es terrible acaso?

Y es que nos hemos enamorado de todas las cosas que destruyen a los hombres, nuestra simplicidad terminó hace mucho tiempo, cuando para conseguir la mejor nota copiamos, cuando humillamos al de al lado para sentirnos mejor con nosotros mismos, cuando pisoteamos al compañero para quedar bien con el jefe, cuando nuestras prioridades cambiaron tan drásticamente que el que pide en la calle es indudablemente un flojo y no se merece nuestra solidaridad.

En serio me asusta pensar hasta que punto somos capaces de influenciarnos por las lucecitas neón y los sonidos sintetizados, por los brillos multicolores y las melodías pegajosas. Hemos olvidado que había un tiempo en el que el hombre veneraba al sol y a las estrellas, un tiempo en que la sal era una moneda de cambio, en el que el tren a vapor era lo máximo, en el que las tardes de lluvia se pasaban haciendo sopaipillas o "calzones rotos", en el que con los amigos se iba a tirar piedras al estero y se jugaba a las escondidas, en el que la Coca-cola era sólo para cuando venían visitas y en el que las casas en los árboles no se veían sólo en las películas.

En Chocolatte, que acá tengo mal etiquetado como "tiéntate" (me acabo de dar cuenta), di con un artículo que habla del libro digital, no, no de ese que se baja de Internet en formato PDF si no de uno más cercano al de Penny, la sobrina del inspector Gadget, un libro con pantallas delgadas y flexibles que asimilan al papel satinado. Esto me hizo recordar un cuento que leí en cuarto básico, un cuento que aparecía pobremente ilustrado en mi libro de Castellano, antes de que le cambiaran el nombre y apellido por "Lenguaje y comunicación", un cuento que hablaba del futuro, un cuento que hablaba de tele-maestros y tele-libros, de escuelas y cursos por TV, ¿les suena?.

Después de una exhaustiva búsqueda supe que ese cuento es de Isaac Asimov y se llama "The fun they had".

Margie incluso escribió sobre eso en su diario aquella noche. En la página encabezada "17 de Mayo de 2157", ella escribió, "Hoy, ¡Tommy encontró un libro de verdad!"

Era un libro realmente viejo. El abuelo de Margie había dicho una vez, que cuando él era pequño, su abuelo le contó que había un tiempo en el que todas las historias estaban escritas en papel.


No se asusten si la traducción no es igual a alguna otra que ustedes hayan leído, todavía no encuentro el cuento completo en español así que lo traduje yo misma.

Este cuento fue escrito en 1951 para una página sindicada del diario. Más adelante fue publicada en la revista "Fantasy and Science Fiction". Pero es en el contenido del cuento en lo que me quiero concentrar, no el genio de Asimov. Hoy en día estamos viviendo situaciones muy similares, en el que si a un nene de 6 años le dices que antes la TV no existía y, que cuando apareció, eran tan escasas, que los programas se iban a ver con el vecino porque él tenía la única TV en toda la cuadra, pues bien, un niño de 6 años cree que le estás mintiendo o bien se queda lelo ante de la idea de crecer sin Pokémon a las 4 de la tarde de Lunes a Viernes. Conozco niños obesos de 12 años que se cansan de caminar un par de cuadras, que la bicicleta no saben cómo se ocupa y que para ellos la "honda" es una marca de auto, no un objeto con elásticos que tira piedras.

Entonces, ¿evolución o des-evolución?

EDIT
Encontré el link del cuento. Cuanto nos divertíamos por Isaac Asimov

------------