jueves, enero 18, 2007

El futuro

*Listening: Vangelis - Alexander OST *
*Mood: Ranting kind of mood *


------------


Estos últimos días han sido poco movidos, pero muy estresantes, del 1 al 10, siendo el 10 el punto de fundición mental, creo que estoy en un 8 o 9. Se me ocurre que es porque he estado durmiendo poco o nada y más encima mal.

Ayer me fui a matricular a la Universidad de Valparaíso. Caminé desde la estación Barón hasta la Facultad de Medicina por Urugay y me perdí por la esquina detrás de la iglesia. Matricularme no fue difícil, entregué mis papeles, salí con cara de culo en la credencial, perdí mi agenda, entregué la encuesta de la DEFIDER, encontré mi agenda, me mandaron a la biblioteca por error, pregunté cuando costaban las piochas de la UV y me sentí estafada apenas el "los pins cuestan" se deslizó por la boca de la rubia que estaba atendiendo la mesa. No iba a pagar $2000 por un pin sin gracia alguna que en realidad no era para mi. Pregunté por los lápices, $1500; los estuches "made in China" que se deshacen con mirarlos, $1000, pero yo no ocupo estuche, el único que tengo lo saqué de una caja de Chocapic. No me atrevía preguntar por la mochila, porque se notaba que tenía buenas costuras y Dios sabe como te sacan un ojo de la cara por algo que sea de calidad en este país. Como diría mi amigo Lothar, comencé a sentir una leve presión en el ojo. =)

En algún momento me preguntaron mi edad y yo, para variar, iba en otra, iba practicando francés en mi cabeza y trataba de traducir lo que escuchaba, más lo que se me ocurría, a francés y luego descontextualizarlo y crear diálogos con eso. Es un ejercicio mental constante para mi, si no es con el inglés, es el francés o el castellano y si no, idiomas inventados, cuando me aburro de los diálogos descompongo las palabras y trato de ver su verdadero significado, por ejemplo la palabra "veremos", ayer me di cuenta por tercera vez en mi vida, que cuando alguien dice "y todo quedó en veremos" quiere decir que todo quedó en el aire, nada seguro y que "veremos" no es una palabra exótica ni intocable, es sólo la conjugación futurística del verbo "ver". En fin, en eso estaba, pensando en frases francesas y practicando la pronunciación mental cuando esta señora de rostro afable me dice "¿edad?" y yo, con mucha naturalidad, le respondo "dix-neuf", la señora me mira de hipo en hipo y repite la pregunta "¿edad?" agregándole un tono más impaciente a la cosa, y yo "dix-neuf", ella se ahorra la mirada extrañada y me dice con palpable molestia "¿perdón?"; no sé si fueron sus ojos que disparaban fuego o la comisura de los labios que le tiritaba, pero me hizo reparar en lo que estaba diciendo y como lo estaba diciendo, no sería la primera vez que digo mi numero telefónico cuando me preguntan si tengo hambre o que explico una teoría física cuando me preguntan la hora, entonces me pregunté "Qu'est que tu as dit?" y de golpe y porrazo me cayó la teja... ¡ja! ¡el tejado completo!, puse ojos de gato en interrogatorio y me apresuré en decir "perdón. Diecinueve". El resto de la inscripción se desarrolló sin mayores incidentes. Lo único que me queda es esperar que este tipo de conductas no se repitan estando frente a algún profesor de la facultad, pues, según me explicaría Andrea más avanzada la tarde, cuando a un estudiante lo ven medio fallado de allí arriba, tienden a arreglárselas para dejarlos pegados y nunca dejarles avanzar, no estoy muy segura sobre qué pensar sobre esta práctica, así que prefiero dejarlo hasta aquí con ese asunto.

No sé qué me deparará el futuro, en lo que a mi respecta todo es incierto, no importa que el amigo de la Andrea me haya caído bien, ni que la facultad sea pequeña, ni que el profesor de camisa roja sea un cabrón, simplemente no hay manera de que sepa que es lo que se viene hasta que yo misma lo veo con estos ojitos que dios me dio. A prosópito de Dios (sí, este con mayúscula); es increíble como cada vez que voy a almorzar a la casa de mi abuela materna, antes de llegar al postre, tenemos un choque de creencias, ella cree en Dios, yo no.

Cuando a mi me preguntan sobre este asuntillo, me parece que siempre he dado una respuesta más o menos así: no hay nada más sano que tener creencias, pero no a todos nos resultan las mismas creencias, por ende, bien que tú creas en Dios, pero yo no, yo creo en otras cosas y eso para mi está bien también. No lo digo sólo por decir, es algo que he aprendido observando, viviendo, estando en un colegio católico..., pero con ella, con esta señora madre de mi madre, es interminable la lista de contradicciones y argumentos deschavetados que me llevo, primero me habla del dios católico, luego me mete en el plano del Padre Celestial, me dice que ella respeta que yo no crea y luego me dice que es su misión en la vida hacerme creer, luego me dice que es un pecado no creer en Dios a lo que yo respondo que lo sería si yo de hecho creyera en eso, luego me cuenta historias del año de la cocoa de porqué ella sí cree y me dice que cuando lo sienta en mi corazón creeré, a lo que yo le recuerdo que no me importa, que esa pomada no me la compro más y que por favor me deje disfrutar de mi almuerzo, uno de los pocos que no he cocinado yo, luego volvemos al punto de partida y me dice lo terrible y casi insufrible que soy por no creer y así suma y sigue. Es como un panzer, horrible analogía, lo sé, sin embargo así la percibo, ella, a paso "lento pero seguro", se va inmiscuyendo en tu vida y aplastando todas las barreras que tienes hasta que lo único que te queda es decir "ya, me doy". Por lo general no le respondo, dejo que hable y hable y haga todas las suposiciones que quiera, siempre y cuando no estén demasiado desviadas de la persona que soy (o al menos la que creo ser), ya que estoy segura de que si le respondiese sería un monólogo aún más tedioso e invasivo de lo que ya es, y es que ya he cometido el error de responderle, de insinuar que sus ideas son buenas para ella, pero no para mi, el error de sugerir que tal vez está cruzando el límite. No, aún cuando la idea es tentadora intento no hacerlo, es cierto que disfruto de una buena conversación de pros y contras, de verdades y mitos, de distintas perspectivas, pero esto es justamente lo que no voy a obtener aquí, así que no, me aguanto, es la mejor opción, aunque destroza mis nervios, me aguanto, aunque me pudre que la gente me achaque sus convicciones y tabúes, que me los impongan y luego exigan que los haga propios, me aguanto. Para pertenecer a una comunidad en donde el libre albedrío prima, no lo ejecuta tanto como debería.

Pero cambiando drásticamente de tema, para los que pasen por acá y sean de los "peseunianos" 2007, cuenten, ¿cómo les fue?.

Y aprovechando la ocasión le dejo un beso y un abrazo colosal a mi amigo Jose (Lothar) que quedó en la Católica y en lo que quería, a ver si lo digo bien, ingeniería de bioprocesos. Eternamente orgullosa de usted, mi estimado.

Y con eso termino. Lokita si pasas por acá déjame un "algo" para saber de vos, lo mismo Tsung, Xiio y Manuel, espero que no se me escape nadie.

Cariños a todos.

------------

No hay comentarios.: