miércoles, junio 14, 2006

Deus ex machina

*Listening: The man who sold the world - Nirvana *
*Mood: Tired *


------------


¡Maldita mi fragilidad corporal!

Hoy he ido a regalar sangre al laboratorio y ellos, en pago, me entregan lindos numeritos que traducen a mi persona como un ser enfermo, medianamente sano o simplemente funcional. Ha sido, una vez más, un experiencia horrible. La aguja, en todo su esplendor, ha irrumpido en mi piel, dando rienda suelta a mis gemidos mentales de horror y simple dolor. Salir tambaleándose del aquel tugurio de mala muerte y sucumbir en la banca de una plaza, a la espera de que la leche achocolatada surta efecto. ¿Cómo es posible que algo tan mínimo me deje tan débil?

En las escasas 4 cuadras que me separaban de mi medio de transporte favorito, dos personas me han parado y preguntado, con cara llena de preocupación, si estaba bien o si acaso necesitaba algo. ¿Es mi palidez enfermiza la que los deja hechizados? ¿Será mi caminar despreocupado? ¿Serán, más bien, mis ojos perdidos en la distancia, concentrándose en todo aquello irrelevante, menos el camino que sigo?

He arruinado mi camisa; no noté que la sangre fluía hasta que mi ropa ya estaba en contacto con ella, al menos ha sido mejor que aquella vez en que el líquido escarlata avanzó sin piedad hasta mi muñeca y arruinó la plana en la que ávidamente escribía. ¿Será que la coagulación disminuye con cada extracción de sangre a la que me someto? ¿Será que los laboratorios de muestras tienen convenios con sectas ocultas vampíricas y venden nuestra vitalidad al mejor postor?

¿Será que estoy perdiendo la razón?

¡Ah!, pero que agradable sensación. La ingravidez de saberse quieto, estático, y aún así, mentalmente, rebotar contra las paredes, sentirse ir y venir al mismo tiempo, efectuar todo el viaje sin siquiera salir de mi silla. Y luego, todo lo opuesto. La desagradable falta de gravedad, saberse quieto y estático, pero aún así estar en todo la habitación a la vez, rebotar contra las paredes y los propios pensamientos.

¿Dónde está mi deus ex machina?

------------

No hay comentarios.: