martes, mayo 02, 2006

Sinfonía perruna

*Listening: Muse - Thoughts of a dying atheist *
*Mood: Tired, sored *


------------


Acabo de descubrir que el Max, mi perro, es un molestoso de porquería; hay una señora que pasa por enfrente de la casa más o menos todos los días a eso del medio día y mi querida mascota no deja de ladrarle y aullar al cielo cada vez que la ve. Hoy la susodicha pasó ignorando mi casa, con la cara vuelta a la izquierda, "entreteniéndose" con las malezas y las paredes desnudas del colegio que hay en frente de mi casa, como quien dice demostrándole al perro que sus ladridos no le afectan, y sí, me he reído a costillas suyas señora, lo admito.

Más atrás, como a 5 minutos de distancia viene una cuadrilla de trabajadores de la construcción y adivinen qué hace el max: se da media vuelta, va a tomar agua y se echa en su colchón rojo satisfecho. Por estos lados los trabajadores siempre representan más ladridos en potencia que cualquier otro ser humano, a excepción del veterinario, que la camioneta se la conocen todos los animales de por acá; pero el Maxi, en vez de gastar su valioso vozarrón en constructores prefiere dejarlos salir sin prisa en contra de una posible ama de casa. De puro molestoso no más. Mientras la mitad de la cuadra se llena de ladridos, aullidos y revuelo de orejas y colas, mi Maxi descansa satisfecho con la convicción de que el que está ladrando a tiempo y a quien corresponde, es él, los otros, bah, allá con ellos.

------------

No hay comentarios.: