jueves, mayo 25, 2006

Raining mode

*Listening: A perfect circle - Album: Thirteenth step *
*Mood: Anxiously asleeped *


------------




¡Está lloviendo Charlie Brown!


Siento unas ganas imperiosas de escribir, lo necesito; constantemente estoy armando frases en mi cabeza en busca frenética de lápiz y papel para no olvidarlas y no encuentro, no encuentro las palabras, no encuentro el lápiz y el papel se me arranca. Ha de ser la lluvia, ¡bah!, yo sé que es la lluvia. Viene lluvia, huele a lluvia, la siento, la presiento, la tengo entre ceja y ceja y aquí me tiene expectante, ansiosa, intranquila, con el cerebro a mil por segundo.

Me cuentan que en Valparaíso ya llueve y miro al cielo en busca de respuestas, mis cálculos y mi rodilla le dan media hora más a las nubes, la rodilla casi nunca falla, aunque el codo dice 5 minutos como mucho. Me voy a dar una vuelta y vuelvo.

¡Ja! Los que apostaron al codo se lo llevaron todo, mientras escribía las gotas empezaban a reventar contra el pavimento. No alcancé a llegar a la terraza y el cielo ya rompía en llanto y ¡oh! sorpresa me siento liviana, alivianada, ahora que ya llegó me siento mejor. Todavía tengo ganas de escribir, pero ahora puedo detenerme a tomar el lápiz, ahora puedo sentarme a tipear en Gabriele, ahora puedo escribir las 58 cartas para las que no existe un final.

No digo yo, si la lluvia tiene algo, su no-sé-qué que nos pone a los niños inquietos, así decía mi profe de primaria, nublado, niños demasiado inquietos, aguacero seguro; y yo como el alma de niña conservo me inquieto igual que todos ellos.

¡Uf! Pero qué ganas de botar la escuela, de botar las responsabilidades y salir a mojarme un rato. Qué terrible esto de crecer, por todas tus acciones has de responder (como si no tuviera algo que perder).

Y que más da. Me voy a alistar los cuadernos y a desempolvar el paraguas, el deber, el maldito deber, me llama.

------------

No hay comentarios.: