domingo, mayo 28, 2006

Perdiendo el norte

*Listening: Placebo - Post Blue *
*Mood: Confused *


------------


Cómo describir una sensación que te es tan normal y demasiado ajena al mismo tiempo...

Cómo sentarme aquí día tras día y poner en orden un puñado de palabras que puedan describir lo inconforme que estoy con el mundo actual, con la sociedad, con lo que se espera de uno, de mi, de ti...

Cómo expresar mi descontento con el modo en que las cosas acabaron...

Cómo gritar, sin ofender, lo horrible que me siento...

Cómo ordenar la frase para que no queden dudas de mis intenciones...

Cómo hablar para que no pienses que quiero herirte...

Cómo actuar para hacer una mundo mejor, para tener una vida mejor, para que nos llevemos bien...

No puedo pretender que todo lo sé, que todo lo tengo, que todo lo veo, que todo lo comprendo.

No puedo sentarme frente a este teclado de posibilidades y fingir que no sé lo que sé, que no he visto lo que está grabado en mi retina, que no he escuchado lo que me atormenta, que no he dicho lo que me condena.

Sentarme cada día y lograr esas palabras a veces buenas, a veces incoherentas, a veces irreconocibles, a veces graciosas; es sentarme cada día a escribir y describir, a afirmar y negar, a mentir, decir la verdad, cantar, llorar, pensar, soñar, delirar, alucinar, crear y por sobre todas las cosas a amar. Es tipear todo los días monólogos bíblicos y tomar sólo un par de párrafos, es sentarme y revisar una y otra vez lo que es de mi, lo que es de ti, lo que es de nosotros y lo que es de ustedes; es sentarme y reevaluar todo lo que tengo, todo lo que soy y lo que he hecho. Es sentarme a revivir lo que no quiero y a poner en duda lo incuestionable. Sentarme en esta incómoda silla y no postear me es más difícil que pararme frente a ti y mentir; mentirte y mentirme.

Y ya ves, apenas posteo un par de veces a la semana si es que no al mes.

Se supone que la vida ha de alegrarme y satisfacerme, se supone que he de estar orgullosa de mis raíces y hermanos, se supone que he de sentir y vivir muchas cosas que otros efectivamente sienten y viven. Pero no, yo no siento, ni vivo, ni escucho, ni leo, ni pienso, ni me visto, ni sueño como la mayoría, es más, a veces vivo demasiado, siento muy intensamente, sueño más allá de el imposible, veo más de lo que me conviene, pienso más de lo que puedo soportar y me visto de maneras que me hacen un objetivo fácil a las críticas. Sin hacerlo a propósito me pongo en el lugar más vulnerable de todos y sufro como tal y ¿sabes qué? no lo podría hacer de otra manera.

Sé que no lo/me entiendes, sé que en este momento casi lo/me odias, sé que para ti esto representa/yo represento todas las razones por las cuales responder mal, gritar y estropear, es válido. Sé que saco(a) lo peor de ti y con las mejores intenciones. No por nada dicen que la intención es lo que cuenta ¿no?, sin embargo también creo que las circunstancias te hicieron así, te moldearon de esta manera, puede que estes consciente de tus actos como puede que no y yo, yo estoy dispuesta a darte el beneficio de la duda, no lo puedo evitar, me sigue haciendo daño y no lo puedo evitar y lo que es más terrible es que no serás el primero en hacerme daño con las mejores intenciones del mundo, ni serás el último. En todo caso, gracias por molestarte y hacer el esfuerzo.

Blog cerrado hasta nuevo aviso

------------

jueves, mayo 25, 2006

Raining mode

*Listening: A perfect circle - Album: Thirteenth step *
*Mood: Anxiously asleeped *


------------




¡Está lloviendo Charlie Brown!


Siento unas ganas imperiosas de escribir, lo necesito; constantemente estoy armando frases en mi cabeza en busca frenética de lápiz y papel para no olvidarlas y no encuentro, no encuentro las palabras, no encuentro el lápiz y el papel se me arranca. Ha de ser la lluvia, ¡bah!, yo sé que es la lluvia. Viene lluvia, huele a lluvia, la siento, la presiento, la tengo entre ceja y ceja y aquí me tiene expectante, ansiosa, intranquila, con el cerebro a mil por segundo.

Me cuentan que en Valparaíso ya llueve y miro al cielo en busca de respuestas, mis cálculos y mi rodilla le dan media hora más a las nubes, la rodilla casi nunca falla, aunque el codo dice 5 minutos como mucho. Me voy a dar una vuelta y vuelvo.

¡Ja! Los que apostaron al codo se lo llevaron todo, mientras escribía las gotas empezaban a reventar contra el pavimento. No alcancé a llegar a la terraza y el cielo ya rompía en llanto y ¡oh! sorpresa me siento liviana, alivianada, ahora que ya llegó me siento mejor. Todavía tengo ganas de escribir, pero ahora puedo detenerme a tomar el lápiz, ahora puedo sentarme a tipear en Gabriele, ahora puedo escribir las 58 cartas para las que no existe un final.

No digo yo, si la lluvia tiene algo, su no-sé-qué que nos pone a los niños inquietos, así decía mi profe de primaria, nublado, niños demasiado inquietos, aguacero seguro; y yo como el alma de niña conservo me inquieto igual que todos ellos.

¡Uf! Pero qué ganas de botar la escuela, de botar las responsabilidades y salir a mojarme un rato. Qué terrible esto de crecer, por todas tus acciones has de responder (como si no tuviera algo que perder).

Y que más da. Me voy a alistar los cuadernos y a desempolvar el paraguas, el deber, el maldito deber, me llama.

------------

miércoles, mayo 24, 2006

¿Sabía Ud. que hay un árbol en medio del estadio nacional?

*Listening: A perfect circle - The nurse who loved me *
*Mood: Sleepy *


------------




Hoy posteo doble para traerles una noticia que me dejó literalmente boquiabierta, un árbol, nada más ni nada menos, ¡un árbol! en medio del estadio nacional. Un magnolio, allí, en el ombligo mismo de la pasión del 98% de los chilenos. ¡De pelos!

Pienso: ¿Cómo no se me ocurrió a mi antes?

Lean este artículo copiado íntegramente desde terra.cl

"SANTIAGO, mayo 24.- Con un árbol plantado en el centro de la cancha del Estadio Nacional, la Fundación Alter Ego junto al diseñador y artista Sebastián Errázuriz –el mismo que instaló una vaca en la azotea de un edificio– presentaron “El Árbol”, un nuevo proyecto de arte urbano de vanguardia que pretende reunir a todos los santiaguinos en torno al arte, la cultura, el deporte y la solidaridad.

Durante la realización del proyecto, que pretende "democratizar el arte y acercarlo al público no especializado", Errázuriz busca impactar, generar reflexión y discusión sobre el arte, la ciudad y la vida en general.

Esto a través de la presentación de conceptos relacionados a lo insólito, lo imposible y casi mágico, representados en un árbol en el corazón de la cancha de fútbol del Estadio Nacional.

La producción ha significado cinco meses de gestiones ante las autoridades respectivas y finalmente ayer martes, un enorme magnolio de 10 metros de altura fue plantado en el círculo central del principal coliseo deportivo del país.

La muestra estará abierta a publico desde el 24 hasta el 28 de mayo, y el último día, la celebración en torno a El Arbol será en grande, con un partido de fútbol que incluye a jugadores de la recordada selección nacional de 1998.

Entre los jugadores confirmados están Marcelo Salas, José Luis Sierra y Pedro Reyes.


Cabe destacar que este es un proyecto a beneficencia y que todos los fondos que se recauden estarán destinados a apoyar la labor que realiza la Fundación Alter Ego –institución dedicada a niños con parálisis cerebral y dirigida por Ana María Cummins–. Por esta razón el valor de las entradas tendrá un costo mínimo de $500."


Como corresponde, acá están las fotos de rigor también robadas sacadas de terra.cl

(¿Alguien más le ve la cara de desconcierto al arbolito?)



------------

Ojos vidriosos

*Listening: Silverchair - The Level *
*Mood: Sleepy *


------------


Anoche vi algo que me dejó helada. Nunca antes había visto a alguien llorar con resignación... y la manera en que apretaba contra su cara la manta rosa....

Anoche venía en el tren después de mis clases de francés y en la estación "Hospital" se subió una niña de no más de 30 años con una bolsa grande de falabella de donde graciosamente escapaban las patas de algunos peluches y se divisaba una mantita polar rosa. La niña lloraba, en silencio, lloraba amargamente, el tren iba lleno así que se sentó en el suelo y siguió sollozando, entre suspiro y suspiro sacó un poco de papel y se limpió la cara y luego la nariz, sus ojos fijos en los contenidos de la bolsa, con mano temblorosa sacó la mantita y la puso contra su cara, los ojos se le pusieron llorosos y rompió en un llanto mudo, miraba los juguetes y los acariciaba, con ojos nostálgicos repasaba las costuras. Había un señor cerca de ella y apenas notó que la niña lloraba se alejó, media vuelta y al otro extremo del vagón.

Creo que nunca antes había visto llorar a alguien de ese modo. Me dejó mal.

------------

martes, mayo 16, 2006

Writer's block

*Listening: The velvet underground - Sweet Jane *
*Mood: Sickly asleep *


------------


Hoy tengo ganas de postear y de hacer doscientas cincuenta y un cosas a la vez, tengo ganas de escribir un libro y componer canciones a granel, sin embargo me quedo en las ganas y nada más, me cuesta traerme a mi misma a rastras hasta el computador para escribir y me paso al menos 10 minutos mirando las teclas como deseando que se muevan por arte de magia y las palabras de mi mente salten y se tipeen a sí mismas, complicado ¿verdad?

Creo que es lo que se denomina como bloque del escritor, y mientras pienso en este masivo bloqueo, como un dique de agua, pero con ideas, me acuerdo de cómo éramos los de mi generación a los 13 años. ¿Ven?, si mi mente es una ensalada de recuerdos e ideas, necesita una limpieza de primavera urgente y, para mantenerme en la línea de la franqueza, mi clóset también.

A los trece. Hay una película que se llama así y no sé, yo no era así a las 13, no me pregunten por los 14, a esa edad se me complicó la existencia y todavía estoy en eso, pero me tinca que a los 13 la mayoría de nosotros todavía jugábamos, en la privacidad de nuestras habitaciones, pero jugábamos. Mi papá (el holograma por default que tengo en el cerebro), me recuerda que él jugó a los autitos hasta los 18. Hago un rápido escaneo por los chicos y chicas de 13 (y sus alrededores) que conozco y uff, no los los conozco para nada, en sus tiernos tétricos 13 parecen tener un mejor conocimiento de las bajezas morales de las que tengo yo en la actualidad, todo con una pizca de inmadurez y falta de conciencia en cuanto a la significancia de la responsabilidad. Me salió larga esa oración, y bué. Mis 13 no se parecen a los 13 de ahora, ni se parecían a los 13 de antaño, pero por cada generación que nace veo que muchas cosas que no debían perderse se mueren pisoteadas por la cultura fast en la que nos desenvolvemos y, con la mano en el corazón, me da pena.

Yo tengo la gran suerte de haber jugado con mi abuelo, el Sergio, a las bolitas hasta como los 14, nos tirábamos al suelo, él de terno y yo de uniforme, y jugábamos como si no existiera nada más en el mundo. Es más tengo otros entretenidísimos recuerdos de cuando ambos éramos más jóvenes y alocados y nos lanzábamos a la aventura sin más que unos cassettes de música clásica y una pelota de plástico, viajábamos por los caminos rurales de Quilpué en busca de la cancha perfecta, en busca de ese espacio utópico en donde no era pecado revolcarse en el barro y salir victorioso al compás de la marcha triunfal. Sin prisioneros, sólo nosotros, como los generales que nos creíamos, el cañón anunciaba el cambio de actividad mientras la Cuca, mi abuela, nos preparaba la merienda. Os lo juro, mis trece no se parecen a sus 13, pero francamente mis 13 me suenan más entretenidos y acogedores que los presentes 13, aunque lejos más conservadores que los 13 de una "guerra de botones".

Y no sé, estoy en bloque mental. Es una represa de ideas. Ojalá haya papel y lápiz cerca cuando se me pase, tengo tantas cosas que contar.

------------

lunes, mayo 08, 2006

Finde

*Listening: Asian Kung Fu Generation - Compass (Ranshiban) *
*Mood: Having a really nasty cold *


------------


Sigo encontrando piezas de ti en mi habitación, es un tanto molesto, es triste también, pero supongo que con todo sigue siendo normal.

El fin de semana me la pasé enferma, pero no al 100% en cama, todo comenzó el jueves que desperté con la garganta extraña, el pecho obstruido y el espacio entre el cráneo y la piel lleno de aire. Ese día no fui a clases de francés pues dentro de mi idea estaba cuidarme para poder asistir sin mayores complicaciones al lanzamiento de la nueva cordada de MARCHA, y así fue, me cuidé, mas el Viernes no amanecí ni remotamente mejor, en todo caso fui igual, terminamos tardísimo, llegué a casa a eso de las 2:30 de la madrugada del Sábado, Roberto me vino a dejar, no pegué un ojo hasta las 5:30 o más, las 5:30 fue la última hora que vi y se suponía debía levantarme a las 6 o 6:30 a más tardar para ir a rendir una ensayo de PSU a la USM (mi EX universidad woohoo ¬¬), ¡las pinzas que fui!, apagué los despertadores y seguí de largo. A las 11:30 el teléfono sonó y me obligó a salir de mi tan necesitado sueño. El sábado llegué al colegio como a las 16 hrs y Roberto me dejó en mi casa a eso de las 00:00 del Domingo, otra vez no pegué un ojo hasta bien entrada la madrugada, calculé que a las 5 AM podría haberme quedado dormida. Además con el pecho tan obstruido e incapaz de respirar como corresponde por la nariz ni la boca, dormir era una tarea extra difícil.

En definitiva el Domingo no fui a presenciar el lanzamiento, desperté tarde, y desde las tierras de Morfeo le respondí a Felipe que me llamaba para saber porqué estaba tan atrasada, se suponía que iba a ir, sin embargo sólo tuve que levantarme a hacer desayuno para que todas mis ganas de ir a lo de MARCHA se disiparan, la tos, el frío, el cansancio, más tos, la catarata de mi nariz, la falta de oxígeno..., terminé cancelando mi asistencia y me quedé en camita para mejorarme, lo malo es que todavía no comienza esa parte, la de recuperación digo, pues estamos a Lunes y tengo la impresión de que mi cabeza va a estallar y en vez de materia gris saldrán muchos, mucho gérmenes ansiosos de resfriar a todo lo que se encuentren en el camino.

Ya para mañana, esté bien o no, me las voy a tener que bancar; tengo clases de francés y debo devolver unas fotos a Héctor para que pueda hacer su trabajo o proyecto o lo que sea, y luego ir donde Felipe a recobrar mis CDs, en realidad no, no sólo los míos, más bien los de pulga y la copia de sus CDs que ahora son míos.

Lo bueno de todo este finde, es que sí se lanzó la cordada, pues hubieron momentos en los que se pensaba todo lo contrario y las probabilidades no estaban de su lado; se llaman WOJTYLA, por el apellido del Papa Juan Pablo II y son 6; si no mal recuerdo. Sus guías son Héctor y Gonzalo, mis ex compañeros de cordada. Yo contenta de que todo haya salido bien y en este preciso minuto, muerta de frío, así que me empiezo a despedir sin siquiera revisarle la ortografía a este post, estoy segura de que me va a molestar toda la noche y mañana también, sin embargo, hoy pondré mi salud primero.

-Fin de la transmisión-

------------

miércoles, mayo 03, 2006

Noticias académicas

*Listening: L'arc~en~ciel - New world *
*Mood: Paranoid & anxious *


------------


Y la prueba de francés fue un bodrio, como ovejitas al matadero pisamos todos el palito y fallamos rotundamente. OK, no, mentir; no todos, a alguien debe haberle ido bien y probablemente uno de esos "alguienes" soy yo, pero no me fue tan bien como me lo esperaba, de hecho tuve que cabecearme en una parte y me medio-impresionó la acción de pensar. En fin, sí, ya vale, no estudié con mucha anticipación, pero en verdad sabía mucho y muy bien, habré estudiado 48hrs antes de la prueba, pero fue a fondo y aprendí caleta, lamentablemente no fui capaz de registrar todo lo aprendido en el exámen y eso, mis queridos, apesta.

La prueba se divide en 4 partes: écouter, écrire, lire et oral. Las tres primeras sin muchos dramas, hice lo mejor que pude y quedé semisatisfecha con el resultado, en cambio, en la prueba oral... mejor ni hablar. Entré a la sala sin nervios ni prisas, calmada, confiada en mi conocimiento, repasando algunos verbos en mi cabeza y con eso en mente me senté en la sillita frente a la profe, y digo sillita porque es dolorosamente pequeña. Ella me mostró unos papelitos y de allí escogí uno que selló mi destino: "Décrivez..." en pocas palabras describir las imágenes que me iban a mostrar y en eso mi ruina. Me muestra una hoja carta con puros palitos simulando a una persona, en total como 30 situaciones y esos pinches palitos mirándome, expectantes, deseando que les diera vida, pues para mi sólo eran unos decadentes palitos con un círculo como cabeza, bajón total, no pude pensar en nada más que en lo deprimente de su situación y todos los verbos, conjugaciones y vocabulario aprendidos se fueron a dios sabe dónde, éramos los palitroques y yo, ellos rogaban por tener vida y yo también. Resultado; un completo desatre, hablé poco, me salté la mayoría de las imágenes, titubeé un montón..., lo único que salvó fue mi pronunciación que por fin es de francés hablando francés y no de inglés hablando francés.

Y sería. Me eché mi prueba trimestral de français por una estupidez, sin comentarios, se da por entendido que estoy harta de estar en mi piel.

Después de la famosa prueba fuimos a un bar que hay por ahí cerca de la estación Miramar, en Viña, pero no es el journal, era otro, con V, en fin, hice un esfuerzo sobrehumano y fui, pero aaaaaah que mala idea, yo no pertenezco a esos tugurios de mala muerte donde no sirven comida si no que sólo bebidas alcochólicas y porque dios es grande -sólo una expresión- tenían Coca-Cola. Sentí como me crecía la tercera oreja. Y bué, hay tanto más que decir, pero tan pocas ganas....

Ahí se ven.

------------

martes, mayo 02, 2006

Sinfonía perruna

*Listening: Muse - Thoughts of a dying atheist *
*Mood: Tired, sored *


------------


Acabo de descubrir que el Max, mi perro, es un molestoso de porquería; hay una señora que pasa por enfrente de la casa más o menos todos los días a eso del medio día y mi querida mascota no deja de ladrarle y aullar al cielo cada vez que la ve. Hoy la susodicha pasó ignorando mi casa, con la cara vuelta a la izquierda, "entreteniéndose" con las malezas y las paredes desnudas del colegio que hay en frente de mi casa, como quien dice demostrándole al perro que sus ladridos no le afectan, y sí, me he reído a costillas suyas señora, lo admito.

Más atrás, como a 5 minutos de distancia viene una cuadrilla de trabajadores de la construcción y adivinen qué hace el max: se da media vuelta, va a tomar agua y se echa en su colchón rojo satisfecho. Por estos lados los trabajadores siempre representan más ladridos en potencia que cualquier otro ser humano, a excepción del veterinario, que la camioneta se la conocen todos los animales de por acá; pero el Maxi, en vez de gastar su valioso vozarrón en constructores prefiere dejarlos salir sin prisa en contra de una posible ama de casa. De puro molestoso no más. Mientras la mitad de la cuadra se llena de ladridos, aullidos y revuelo de orejas y colas, mi Maxi descansa satisfecho con la convicción de que el que está ladrando a tiempo y a quien corresponde, es él, los otros, bah, allá con ellos.

------------