domingo, marzo 05, 2006

¿Qué vamos a hacer contigo?

*Listening: Luna sea - Until the day I die *
*Mood: Sad, having an allergic reaction.. yeah, that's all, I guess *


------------


En esta última semana, tal vez un poquito más, ha pasado mucho. Recién pasé por el blog de Diego y leía sobre la muerte de su abuelito; en mi cabeza eso sucedió hace meses, pero en realidad son sólo 9 días, entre medio estuvo el lanzamiento del sexto libro de HPS y de eso al menos 10 días, lo mismo que mi ruptura con Manuel (uff, primera vez que lo digo y hasta se lee raro), eso ha de haber sido un miércoles, tal vez antes, tal vez no. Y qué quieren que les diga, apesta.

Apesta por varias razones; apesta porque le echo de menos, porque no quedamos en muy buenos términos, aún cuando seamos lo suficientemente civilizados como para pretender que sí, apesta porque esperaba más de ti él, porque cambió de un día para otro su actitud, su manera de comportarse, demonios hasta su manera de hablar (!!) y por qué, quien sabe, yo no lo sé, lo intuyo, pero no lo sé. Tantas cosas cambian sin mayor remedio, los abuelos mueren, los amigos vuelven, otros se van para siempre, algunas parejas se reconcilian y otras terminan, empiezan las clases, empieza el movimiento, los tacos, los gritos, más bocinazos... el mundo se mueve, es un lugar dinámico y yo dejé de tener sentido hace por lo menos 3 líneas atrás.

He estado taciturna últimamente y con falta de sueño así que he aprovechado las noches lo mejor que he podido para no pensar en..., para no pensar. Ordené mi pieza; boté muchas bolsas de basura, saqué aún más para regalar a caridad, familiares, lo que sea, limpié mis repisas, afiné mi la guitarra, bajé de peso -según me dicen todos, pero yo me rehúso a creerles- leí libros y los releí, vi TV hasta quedar anestesiada y lo poco que quedó lo dormí. ¡Hasta tuve una reacción alérgica de noche! Se me llenó la piel de manchitas rojas, como si fueran vasos sanguíneos reventados, pero en minuatura, no más grandes que una cabecita de alfiler y todo apunta a mi sistema nervioso. Esto realmente apesta. Y me imagino, espero, que tú estés en términos parecidos, lo admito, me dolería que no. Hacía tiempo que mi habitación no estaba aseada con tal esmero.

El viernes pasado (03 de Marzo) salí con unos amigos, los señoritos sensibilidad, quienes necesitan desesperadamente un curso de "tacto", algo así como "Tacto: El arte de decir las cosas sin arrasar con todo a su paso". Por respeto a los involucrados no reproduciré total ni parcialmente sus palabras, pero pucha que dolió; en todo caso hoy me reía de eso. Tienen suerte de que los conozca lo suficiente como para saber y comprender que sí existía una buena intención en sus palabras -así como bien en el foooooooooooooooooondo-, sin embargo la pasamos bien, primera vez que termino una mesa de pool, bueno, que salgo con gente capaz de terminar una mesa, yo sólo me eché una bola, la 10, lo que probablemente fue una señal de las deidades o los oráculos o los dioses paganos o algo divino del paraíso divino en las alturas divinas. Y hoy me junté por un par de horas con Héctor, quien anoche me dijo "¿Qué vamos a hacer contigo?" en un tono tierno y preocupado, lo cual me hizo sentir muy bien. Gracias por eso. Gracias a todos por estar ahí.

------------

No hay comentarios.: