jueves, marzo 09, 2006

Mechón

*Listening: Radiohead-Creep *
*Mood: Sick sad world *


------------


En estos días la mayoría de las universidades comienzan sus clases y reciben, en conjunto, a unos cuantos miles de estudiantes fresquitos desde el colegio; algunos vienen de la misma región, otros llegan de lugares insospechados y se quedan en residencias o departamentos, es un mundo de "maravillas" por el que alguna vez también pasé y adevinen qué; también comienzan las famosas "fiestas mechonas".

La primera vez que pregunté que era una fiesta mechona y el mechoneo me respondieron que es una manera de dar la bienvenida a los estudiantes, nótese la palabrita "bienvenida", o sea que recibirlos con huevos podridos, cabezas de pescados, pintura, tijereteándoles la ropa y pelo sin discriminación, es una Bien-venida. Podrán comprender el shock en el que quedé cuando escuché esto y lo vi en TV. Tal vez alguien me pueda explicar como es esto, una bienvenida. ¿Ah?

En estos rituales de mala muerte muchas veces les cortan los pantalones y las poleras a los "mechones", lo que yo no comprendo es el porqué, es decir, ¿nadie se detuvo a pensar que hay estudiantes que se dan vuelta el semestre con dos pantalones y nada más, y al cortarle ese par le acaban de disminuir sus posibilidades en un 50%?. Les cortan el pelo, los humillan, los hacen "nadar" en piscinas llenas de porquerías podridas y para qué, donde está la razón de ser de humillar a alguien. La humanidad se supone es superior por su capacidad de racionar, estas acciones me hacen dudar profundamente de ello.

Los alinean por las calles amarrados entre ellos como vacas al matadero. Es que acaso no piensan en los peligros a los que los exponen. Los dejan en las esquinas mendigando por dinero para después irse a tomar unas cervezas y quedar todos como amigos después de arrastrarlos por la misma mierda.

Muchos rechazan la violencia con la que la mayoría de las veces se llevan a cabo estas actividades y bueno, ¿dónde están los que juzgan, los que repudian esto cuando hay que pararlo, donde está la administración del establecimiento para poner los límites? ¡Con un demonio! ¿¡Dónde está la conciencia!?.

Si la bienvenida es denigrar a la persona hasta estos puntos, bien podrían llamarme "cerdo judío" y no estaríamos tan lejos.



------------

No hay comentarios.: