lunes, marzo 27, 2006

Is my age, is my rage

*Listening: Placebo *
*Mood: Anxiously tired *


------------


OK, seamos honestos, debería estar durmiendo, tengo sueño, estoy cansada y tengo ganas de dormir, pero mi pieza quedó tan desordenada después de sacar las cosas de la mochila que no vale la pena ir a ordenar ahora, prefiero esperar a que me esté literalmente cayendo de sueño para así no fijarme en el desorden, a ir ahora y ordenar un poco.

Entonces, como planeaba contarles antes que todo, llegué de Santiasco, cansadita, pero llegué bien, dentro de lo posible. Me fui por unos días con dos misiones importantes, una más que la otra, una; ir a comprar Hidroxicloroquina Sulfato (200 mg.) y visitar a my little sunshine. Volví con el frasco de pastillas y muchas dudas con respecto a la etiqueta que deberé satisfacer en horarios de oficina y créanme, este no es horario de oficina, con suerte de película porno, pero francamente no me aventuro a comprobar la veracidad de la analogía horaria. Y bué, visité a Solcito y partimos a Graneros, comimos en el Tomacho, anduvimos en Rancagua, comí un brownie exquisito, paseamos con la Fi (que también anduvo en las parrilladas del Tomacho), celebramos el cumpleaños de la abuelita de la Sole (en el Tomacho -es que no me canso del nombre-), salí con medias nuevas (gracías tía!), conocí al primo del pololo de la tía (Pachi) de la Sole, le decían Titán y tiene un hermano Berner que es igual, pero distinto; en todo caso a Titán yo sé que lo he visto en otro lado, pero no sé donde, algún día lo recordaré. La pasé bien en Graneros y hasta el viaje de vuelta fue pintoresco; perdón niño que iba conociendo hace sólo 5 minutos y le robé el boleto, pero la culpa es de la Sole que se hace la dormida en momentos críticos.

En fin, fue un buen viaje desde Santiasco a Graneros y viceversa, la Fi anduvo por ahí también y me hizo cariñito en el pelo para que me quedara dormida y luego me dejó durmiendo sola en la pieza del Matías mientras ella arrastraba el colchón inflable a la pieza de la Sole, eso NO fue agradable, pero caí practicamente inconsciente, so, igual no me enteré de mucho, lo penca es despertarse a las 6 AM y notar que nadie más lo está. Y yo debía esperar a que el resto amaneciera. Difícil, pero no imposible. Se agredece el intento de mi mente por distraerme con pseudo-alucinaciones, sin embargo, aceptémoslo, sólo logra acelerarme el corazón and scare the big JESUS out of me!, aunque fue un buen intento. El sábado también dormí en la pieza de Matías, ya que la Sole estaba enfermita y no podíamos compartir cama ni pieza ni nada, me dormí hiper tarde y desperté aún más temprano, pero logré conciliar el sueño entre las 6 am y las 11 am a ratos, saltos y con períodos llenos de pesadillas; francamente, me hubiera salido más a cuenta no dormir y levantarme a correr un maratón, me hubiera cansado menos. Almorzamos en la casa de la abue de la Sole y de ahí partimos a Santiasco, nos juntamos con la Fi en el tren que venía de San Fernando y tuve la cara dura de quitarle de la mano su pasaje a un chico de quien ni siquiera recuerdo el nombre alegando que era mío.

El resto del Domingo y parte del Lunes lo pasé en Santiasco. Comentarios aparte, me alegra estar en casita y poder postear al respecto. Echaba de menos mi música y aún más mis sabanitas y mi eterna oscuridad azulada. Soy una chica de costumbres cuadradas, no lo puedo negar.

Y eso, Sole, si me lees, avísame que onda el Miércoles, creo que necesito hablar contigo, pero aún no estoy segura de qué decir. En fin, es tarde, tal vez sólo me estoy imaginando pensamientos e ideas y proyecciones... o tal vez no.

Buenas noches. Fin de la transmisión.

PS: Casi lo olvidaba, moraleja del viaje: "Lo que no te mata te hace más fuerte", horriblemente cierto.

------------

No hay comentarios.: