lunes, octubre 03, 2005

Bitácora del viajero ~~ Día 1 (segunda parte)

*Listening: Luna Sea - Luv U *
*Mood: Cold with a Twist and 2 straws *


------------


Después de la once y un leve intercambio de palabras fuimos a buscar los bolsos al auto, lo que me recuerda algo que el Sergio dijo sobre la cantidad de cosas que llevaba: "¿Saben? Cuando he arreglado mis cosas no quise traer algo muy grande así que traje un bolso de mano y como 5 bolsas plásticas!!!!", en fin, entrando a la casa Manu aprovechó de publicarle a Zuñiga y el mundo que el bolso más grande era el mío, hubiera corrido escaleras arriba a esconder mi bolsito, pero las escaleras eran muy brígidas, me cabía la mitad del zapato en cada escalón (calzo 38.5) y habían escalones que en realidad eran medio escalón y nada más. Arriba habían tres camas, una para Manu (oso chico), otra para el Sergio (Abuelo Oso) y otra para la Cuquita y yo (Abuela Osa y Ricitos de carbón, XD, jeje, es que como tengo el pelo oscuro). Una vez lo bolsos fueron dejados en su lugar, valga decir un baúl de enormes dimensiones bajamos a recorrer parte de la parcela. Alcancé a ver como 5 caballos, incluido un potrillo recién nacido (como 7 horas antes), un par de vacas, varias gallinas, un gallo, 5 pollitos, 3 victorias y hartos artículos de granja, también habían 2 perros y 7 gatos.

Tomamos algunas fotos, entre ellas destaca una vaca vampiresca y otros gatos de antología. Más tarde fuimos a dar un breve paseo por los alrededores, pasamos por enfrente de la estación de bomberos, era super moderna, con tres carros bomba y espacio suficiente como para que los bomberos jugaran fútbol ahí dentro. Pasamos también por la plaza y debo decir que es la plaza más limpia que he visto en mi vida!!! De ahí seguimos nuestro camino, recogiendo piedritas, ramitas, mugrcitas y lanzándolas al humano más cercano. Las calles también muy limpias, sin esos horribles grafitis. Nos sentamos en las bancas de la parroquia de Zuñiga o más bien de los jardines de la parroquia, que por cierto estaba en remodelación ya que Zuñiga ha sido declarada Patrimonio Nacional (eeeeeeeeeh!!! ^__^). Nos sacamos otras tantas fotos allí también y luego de un descansito u unas fotos tiernas empezamos el recorrido de vuelta, las casas eran en su mayoría de adobe, de amplios jarines, vigas que salían por entre medio de los muros, tejas rojas y gruesas, el correo metido en un kiosco de uno por dos metros, con un cartel que precariamente decía "Correo" en una tabla de madera sin barnizar, una bicicleta apoyada en un fardo como a 80 cms de la entrada y una gran abertura que hacía de ventana, luego un mostrador y grandes despensas llenas de dulces, supongo que la gente no recibe mucho correo o tal vez no son tantos, después de tan refrescante paseo y muchas guerrillas y jugarretas volvimos a la casa, entramos a una sofocante cocina calentada con la pura "económica" y nos sacamos las chaquetas y bufandas correspondientes.

Dentro de la cocina hay dos puestos que nadie más que el tío Miguel y la tía Cata ocupan, son el trono del rey y la reina por así decirlo, están separados por una mesa y pegados a la muralla, uno está al lado de la puerta y el otro al lado de la cocina, ya se imaginarán quien se sienta dónde. Es curioso ya que prácticamente no se salen de sus lugares y de cuando en cuando alguno de los dos se duerme y luego despierta participa otro poco de la conversación y sigue durmiendo.

Esa noche estuvimos un rato en la cocina y luego nos fuimos al comedor a ver Jurassic Park III que la estaban pasando por TVN, otra curiosidad, allí sólo hay dos canales, TVN y Teletrece, olvídense del resto, son puras rayas y copos de nieve. Nos fuimos a acostar como a las 23:30.

Para mi no fue una buena noche, me di ochorrocientas vueltas, la Cuca (abuela Osa) amenazaba con botarme de la cama cada 2 por 3 y luego yo tenía que correrme y empezar a empujar, mi gargante que no dejaba de doler y las pastillas habían hecho que me empezara a doler el estómago, me quedaba quieta sin mover siquiera un músculo por horas (al menos eso parecía) y escuchaba los ronquidos de Manu al otro lado de la habitación, en la cama de al lado el Sergio también roncaba de vez en cuando y la Cuquita se daba unos cuantos sobre saltos, entonces le hacía cariño en la esplada y se tranquilizaba. Luego me volvía inmóvil otro par de siglos y los ronquidos volvían a sonar, los espasmos y el dolor punzante en mi garganta, luego la cama sonaba cuando alguien volteaba, todo un horror, la negrura de la habitación era un tanto angustiante, pero de cuando en cuando pasaba un camión o un auto que alumbraba la pieza y me otorgaba unos minutos de tranquilidad, objetivamente hablando el tiempo más largo que estuve quieta fue mientras escuchaba música, calculo que a eso de las 3 AM me escabullí entre las tapas y saqué mi reproductor de la mochila, escuché todos los temas de X Japan y luego hice un zapping musical, debe de haberme tomado como hora y media; antes de eso la otra música que me acompañaba era la del post-rodeo que había por allí cerca.

Lo más chistoso esa noche fue ver a Manu con pijama. Era muy extraño puesto que sé de ante mano que odia los pijamas y las veces que lo he visto con "trajes para dormir" ha sido con el pantalón del buzo del colegio y una polera. No entraré en detalles, pero Sergio le deseó suerte y que avisara al otro día si había ganado el partido de fútbol. Lamento no haberte sacado una foto así y lamento no haberle sacado una foto a la pieza en la que estuvimos.

PD: El pijama era de esos cortos ^^.

Hasta acá el día 1, mañana se viene el día 2 =)
------------

No hay comentarios.: