martes, noviembre 23, 2004

Religión Posmoderna

*Listening: Touched - Vast *
*Mood: Sick =_= *


------------


Haciendo un rápido “escaneo” a la religión posmoderna nos encontramos con una nueva religión, una religión hecha a la medida. Imaginemos lo siguiente, voy a un puesto de comida rápida, miro el menú que se exhibe por lo general a una altura más o menos alejada de nuestra capacidad visual, hay de todo un poco, papas fritas, bebidas, helados, hamburguesas y como si fuera poco, suele venir en tres tamaños estándar distintos. Pequeño, mediano y grande. Inclusive hay promociones del tipo “por $200 agrande su bebida y sus papas fritas”, bueno, la religión de hoy en día es casi lo mismo, hay una barra separada por religiones y dichas religiones tienen varios componentes, este es el menú, de aquí cada uno elige a su conveniencia, lo que calce mejor en el horario y con los principios de cada uno, algo que no perturbe en demasía la conciencia, para así estar tranquilo mientras se olvida intencionalmente de dejar propina o se hace el dormido cuando una anciana sube al autobús y no hay más asientos libres. Una vez hecha la selección (sin importar la mezcla de religiones, lo importante es mantener una religión principal), hay que pasar por la caja, por lo general allí hay algunas ofertas de última hora, como por ejemplo, una lectura de la mano o tal vez las cartas del tarot, estas son las pinceladas paganas que cualquier religioso necesita. Ahora que tenemos nuestra religión a la medida es importante ponerle un nombre más convencional, cómo se hace esto, muy fácil, una breve mirada a nuestro menú nos revelará que hemos elegido más “cositas para picar” de una religión que de otra, entonces ese será el nombre que le daremos y por consiguiente al Dios que alabaremos (no es realmente necesario alabarlo, basta con decir que lo hacemos). En el supuesto caso de que nuestro menú no tenga un plato principal optaremos por llamarle “Catolicismo”, que es lejos el más trillado, así que entre tanta oveja gris ni se nota una más o una menos.

Ahora que tenemos la religión con su correspondiente nomenclatura es correcto ver que tipo de aplicaciones tiene, tomemos por ejemplo una de las principales consecuencias del desarrollo; el marcado “exitismo” de la sociedad (es la moda entre los escolares y qué decir de las grandes empresas). Entre las filas del “exitismo” se cuenta el individualismo, personalismo y egocentrismo, que aunque parezcan una misma cosa, difieren en pequeñeces; sin embargo, para no entrar en extensos detalles diremos que lo principal de estos tres “ismos” es el “YO” por sobre todas las cosas. Qué pasa; nos guste o no, hay ciertas acciones que recaen bajo la etiqueta de “necesario en aras del desarrollo mundial”, por ende es “necesario” pasar por encima de muchos para el beneficio de unos pocos. Y la religión ¿Dónde?. Aquí reside el gran beneficio de una religión a la medida. Antes, en la barra de religiones rápidas he escogido características que no interfieren con mi trabajo pro-desarrollo, el Dios es ahora un Dios light, un Dios que no hace duras exigencias y no requiere de sacrificios, es un Dios de larga barba blanca que se sienta en su trono a mirar y llevar las cuentas de los regalos que le hicimos a nuestros familiares y amigos, pero pasa por alto todos los insultos que les gritamos; pasa por alto todas las veces que ofuscados por el trabajo nos descargamos en el más próximo (no digo prójimo porque ese es otro concepto que tiende a cambiar, el prójimo es aquél que acepta mi ayuda económica, no pide más y se aguanta cabizbajo todas las mordacidades y estupideces que creemos tener la libertad de decir porque le hemos dado $50, hemos de recordar que la dignidad del otro se compra, una vez pagada es mía para pisotearla; sí, también pasa por alto si pisoteo a otro, aunque si me pillan tengo que pedir perdón y golpearme el pecho un par de veces, si no, no vale).

En resumidas cuentas este Dios no ve lo malo que hacemos, sólo lo bueno y por eso nos merecemos el cielo, a no ser que sea algo realmente muy malo, como por ejemplo perder 20 millones de pesos de la compañía en lavado de dinero, en donde todos nos desean el infierno y el culpable cree estar en el infierno, entonces Dios toma nota de esta falta a la moral y al código de desarrollo económico, que es fácilmente perdonable por la conciencia de dicho individuo asistiendo a misa (o similar) por un par de semanas, entonces, como él se siente tranquilo ÉL también se siente tranquilo y voila, ahora también tenemos “perdón a la medida”. Suena escalofriante ¿no?, no se preocupe, probablemente usted está tan sumergido en este sistema como la gran mayoría, así que ni siquiera lo nota cuando sucede... a diario. He aquí la religión light, no engorda, no produce dolores de cabeza, se ajusta a mi y no yo a ella, es la más versátil y fascinante religión en décadas y créanme, si se pudiera patentar, alguien lo habría hecho ya.

Ya mucho se ha dicho de la “nueva religiosidad”, no soy la primera persona en destacar algunas características de esta religión todo terreno, ni tampoco seré la última. Lo substancial es recordar lo siguiente: No importa si eres musulmán, ateo o católico; lo importante es el bautismo de tu corazón, cambiar el corazón de piedra por uno que no se cierre a la verdad, por uno que no tenga miedo de gritar las injusticias. Recordemos que el que piensa como marxista, no piensa; el que piensa como musulmán, no piensa; el que piensa como católico; no piensa... no sé si se entiende a donde quiero llegar. La verdad es que dichos sujetos son pensados por su ideología. Se es esclavo en cuanto no se pueda pensar por sobre la ideología, como los profetas, hay que perder el miedo a volar por nosotros mismos, sin atarnos a pesadas cadenas y más encima tener el descaro de quejarnos de que no somos libres. Debemos recordar que lo principal es el amor, el amor al prójimo (al que tengo al lado, al frente, al más cercano, sin importar quien sea ni de donde venga), es el amor el que nos hará libres, con la verdad por delante y el amor como base, nada puede fallar. En un corazón bondadoso está Dios.

------------

No hay comentarios.: