lunes, octubre 04, 2004

The dream of the dolphin

*Listening: Sadness - Enigma *
*Mood: Headache... T_T *


------------


"Concentrada se miraba las uñas en busca de alguna idea digna de ser inmortalizada en papel, la cabeza le dolía horriblemente, cada pensamiento rebotaba infinitamente contra las paredes de su cráneo que a su vez causaban un indescriptible dolor neuronal, agravado por cada aleteo de aburrimiento en la sala de clases y a la vez por cada sílaba perdida en las conversaciones ajenas, que, junto a otras sílabas perdidas, formaban palabras y frases, colores y sentimientos; sin saberlo, habían reabierto antiguas cicatrices - que nunca estuvieron bien del todo - y con afán minucioso dejaban escapar aquel líquido vital, con el solo roce de esta imágen en sus pensamientos ella sintió el deseo incontrolable de golpearse la cabeza contra el cristal y, sin estar orgullosa de ello, lo logró.

A estas alturas ya había hecho de todo un poco (y de poco, nada); había dibujado, escrito, atado las sillas entre sí, había, sin quererlo, roto el marco de una ventana y recientemente había jalado el pelo de una compañera. Rápidamente se quedaba sin opciones, así que optó por la más simple y difícil de todas. La inmutabilidad. Una vez más se sintió sola y derramó lágrimas secas en su interior por aquél que extrañaba.

La hora pasaba lenta y somnolienta. El efecto soporífico que tenían sobre ella las clases de artes, era, en una palabra, ejemplar, tanto así, que muchas veces consideró contratarle como profesora particular y llevarla a casa, de esa manera vencería la rutina del insomnio. Cada cierto tiempo consultaba su reloj de bolsillo y comprobaba con verdadero horror que la hora no avanzaba como ella lo esperaba; el tiempo, definitivamente, es relativo.

Comiáse las uñas mientras pensaba en que podía seguir escribiendo cuando recayó en un detalle muy especial. Celosamente miró al rededor para asegurarse de que el detalle seguía siendo suyo, que nadie había alcanzado a leer su mente mientras recaía sobre él. Finalmente se alegró de saberle completamente suyo y se dedicó a disfrutarlo. Unos minutos más tarde la clase terminaba y ella marchaba a la casa de él, en donde la "promesa de seguir" le aguardaba."

------------

No hay comentarios.: