miércoles, mayo 05, 2004

The beginning of the end...

*Listening: Incubus - Aqueous Transmission *
*Mood: Depressed *

------------


El lunes tuve la famosa prueba de química, no me preguntaron ni un mísero ejercicio, todo lo que tuve que hacer fue un esquema de la materia y sin que me hayan entregado la prueba aún, ya estoy segura de que me equivoqué. -_- . Ese mismo día me retiré un poco más temprano del colegio porque no me sentía bien, llegué a la casa y vi tele un rato, me acosté, estuve en el computador, miré mi informe de notas que está asqueroso, aunque mi lokero dice que teniendo en cuenta todo lo que tengo en mi cabeza y por todo lo que estoy pasando, no está nada de mal, yo no le creo, pero que más da. El martes me sentía mal desde que me levanté y para el primer recreo mi único anhelo y deseo era volver a casa a la seguridad de mi sábana de gatos con zapatillas rojas. Así que fui a hablar con el Sr. Menares, el inspector, pero me dijo que no, que ya era mucho y que era su deber hacerse el rudo y obligarme a quedarme en clases para “provocar un conflicto interno” dentro de mi y hacer que reaccionara, claro muy loable lo que pensaba hacer el caballero, excepto por la parte de que si causó un conflicto interno, cuando estaba en el patio hablando con el susodicho no dije mucho, luego me fui a la sala, me senté en al lado de la Misato y empecé a garabatear mi cerebro (entiendan eso como puedan, no hay mucha explicación), me enojé mucho con el inspector ese por no dejarme ir, ya vale hay que afrontar los miedos y todo, pero cuando ves que la infantería se te viene encima y estás solito solito, guacho como un perro sin árbol, no te quedas de pie para ser aplastado con dignidad, porque soldado que corre sirve para otra batalla. No, tú ves que se acerca la infantería enemiga y haces lo que puedes para retrasarlos y después corres, tienes que tener un muy buen plan y ser demasiado “perra” para sortear esa situación. You must have some hell of a plan . Después de un rato me puse a llorar con millones de cosas desfilando por mi cabeza, las voces, los ruidos, las luces todo mezclado, sentía como si me estuvieran taladrando el cráneo y lloré y lloré y lloré, hasta que al final la Misato se fue a hablar con Menares para que me mandara a la casa y así pasó, sé que me dijo algo, pero no sé que fue y llegué a mi casa con los ojos llorosos, rojos, pálida, sin ganas de seguir respirando, más encima me iba a tener que quedar solita y conociéndome eso es peligroso, así que llamé al Sergio para que saliéramos un rato, después de la hora de almuerzo me fueron a buscar y de ahí llegué a la casa como a las siete y algo y mi mamá tenía reunión en el colegio en donde le pidieron una entrevista con mi profesor tutor y el director de media. El inspector habló con ella le contó lo que había pasado y bueno muchas cosas se dijeron, pero el resumen es que los más posible es que le pidan que me retire del colegio. =’( Esto va de mal en peor, y recién está comenzando...

Por otra parte me siento culpable, muy culpable de muchas cosas, pero de eso hablaré más adelante.

PD: Uno de mis guías se retiró del grupo, la Kari... eso me dio penita... también me siento mal por eso.


------------

No hay comentarios.: