jueves, diciembre 11, 2003

El cascabel

*Listening: With Out You - Silverchair *
*Mood: Who knows ... *

------------


Me siento y observo en silencio a mi alrededor... diferentes rostros, todos borrosos, nadie trabaja todos hablan; unos pocos están dando prueba, voluntaria o atrasada no sé, pero prueba al fin y al cabo, la niña que está a mi lado tiene un cascabel en la muñeca y no puedo evitar verlo puesto que yo también tengo uno. Está desteñido por el uso atado a una cinta roja y delicadamente se enreda con una pulsera negra con florcitas de mostacilla. Una linda visión después de horas encerrada en un lugar donde no quiero estar, eso o estoy soñando de nuevo...

No hay cosa más triste que la nada...

No hallarás cosa más pesada que la culpa...

No existe nada más cruel que la verdad...


El aire está liviano, somnoliento, ensordecedor, trae consigo los gritos de todos los niños y niñas que han pasado doce años en estas mismas aulas... tanta angustia, tanta felicidad, miro más allá del cascabel y veo una pared gris, miro más allá de la pared gris y veo a un pequeño sosteniendo una flor, miro dentro de la flor y soy yo viendo el cascabel una vez más. Tiene una pequeña pelota de metal dentro, para que suene y más allá no se que hay... tal vez nada, tal vez todo. En lo único que puedo pensar es en esta frase que leí cuando tenía cerca de 5 años, me marcó y asumo que me marcará de por vida...

... Hacerse fuerte no es una opción, es una necesidad...

Quien diría que un simple cascabel me recordaría de todo esto, solo una vez se la he dicho a alguien... tal vez no encajaba en la conversación, pero debía decirlo, había un espacio justo allí para que dijiera esta frase...

En efecto, pocas tardes como hoy.

Y sigo lanzando frases al azar para ver si de alguna manera explico como siento...

En la tarde camino a casa he esperado a que todos bajaran de la micro, a que todos mis conocidos llegaran sanos y salvos a casa antes de volver a mirar el cascabel, esta vez miré el mio, también desgastado por el uso, la cinta roja un poco mal trecha, me bajo de la micro y camino casi 4 cuadras para recuperar mi chaqueta del colegio que la mandaron a arreglar... plantón.. no está abierto, abren en una hora y 20 minutos, un tanto cansada de tantas vuelta y pensamiento superficial, pero profundo doy media vuelta y me deleito con el caos del centro, las viejas chancleteando con la bolsa del pan y la del supermercado, un niño con un helado estampado en la cara, una gitana pidiendo plata o sacando la suerte, como sea las micros pitean de lo lindo a los pasteles que se les ocurre cruzar en medio de la calle, en realidad le tocan la bocina al aire o por mera costumbre, vaya a saber uno...

¿Esao wa itsudeuo suteki desuka?
¿Es que acaso tu sonrisa siempre será sincera?

Omoikiri aketa hidari mimi no piasu ni wa nee
Waraenai episoudo


Me perforé la oreja derecha para olvidar, es un episodio del que no puedo reír

Trato de recordad tantas cosas que ya he sentido al caminar por esta calle decenas de veces antes y no puedo *Doushitenano?* (¿Por qué no puedo?)

En fin... un caballero muy acelerado choca con fuerza mi hombro derecho y aun entre el abrumador sonido de motores, gritos y llantos soy capaz de escuchar el cascabel solitario, allá abajo, viendo el mundo desde otra perspectiva.

Owari

------------

No hay comentarios.: